Archivo de Público
Martes, 4 de Enero de 2011

La policía difunde un nuevo vídeo del ataque al coche del príncipe Carlos

La agresión se produjo en Londres durante la protesta estudiantil de diciembre

REUTERS ·04/01/2011 - 17:40h


La policía británica divulgó el martes una grabación del ataque de varios manifestantes al coche del príncipe Carlos y otros vehículos de su convoy cuando iban por el centro de Londres durante los disturbios del mes pasado. La limusina que transportaba a Carlos y a su esposa Camila se vio rodeada en uno de los peores disturbios que ha sufrido la capital británica desde hace años debido a la ira que se desató por la subida de las matrículas universitarias.

Los manifestantes rociaron pintura blanca sobre el coche y también rompieron una de las ventanas del vehículo. Ministros dijeron que los jóvenes que protestaban entraron en "contacto" con Camila. La pareja salió ilesa, pero una imagen de Camila y Carlos boquiabiertos de miedo se convirtió en una de las fotografías que mejor reflejaron los altercados en el centro de Londres, desde el área que rodea el Parlamento hasta la zona de compras de Oxford Street, donde fue atacado el convoy real.

Los inspectores que investigan el ataque divulgaron varias imágenes y una grabación de cámaras de televisión por circuito cerrado que mostraban a los sospechosos atacando la limusina y lanzando cubos de basura sobre el convoy. Una mujer, que es buscada para ser interrogada, aparecía golpeando el coche del príncipe y posteriormente rompiendo la ventana de otro vehículo.

Daños criminales

"Los agentes de policía fueron atacados y los edificios y las tiendas tenían sus ventanas destrozadas, entre otros actos de vandalismo, incluido un ataque al convoy real", dijo el inspector jefe Matthew Horne. "Creemos que la mayoría de las personas, cuyas imágenes hemos emitido hoy, podrían haber cometido graves ofensas de desorden violento y daños criminales en esta zona y les pedimos a ellos, o a cualquiera que los conozca, que se presenten y hablen con nosotros", agregó.

La policía llevó a cabo una revisión urgente de la seguridad de la familia real después del incidente ante las críticas de que el príncipe había sido puesto en peligro y dijo que se habían producido algunos cambios inmediatos. Decenas de personas, la mayoría estudiantes menores de 25 años, han sido detenidas en relación con la serie de protestas que acabaron en violencia a finales del año pasado.