Archivo de Público
Martes, 4 de Enero de 2011

Los niños cuentan más si son víctimas de abuso o delito: estudio

Reuters ·04/01/2011 - 16:06h

Los niños están contando cada vez más a los funcionarios, médicos y a la policía cuando han sido víctimas de delitos o abusos, informaron investigadores de Estados Unidos.

Un sondeo telefónico a más de 4.500 niños y adolescentes estadounidenses realizado en el 2008 reveló que casi la mitad de los que experimentaron situaciones de violencia, abuso o crimen se lo contaron a alguien en la escuela, la policía o a un médico o enfermero.

Eso, comparado con un 25 por ciento de casos informados a alguien en un estudio similar realizado en 1992, indicó el equipo de David Finkelhor, de la University of New Hampshire, en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Finkelhor y sus colegas entrevistaron a los padres de niños de hasta 9 años y a chicos y adolescentes de 10 a 17 años cuyos papás apoyaron el estudio.

Los expertos consultaron sobre cinco tipos de victimizaciones: delitos convencionales; maltrato, como agresión física o amenazas; abuso de pares y hermanos; abuso sexual; y exposición indirecta a la violencia como ser testigo de un abuso.

Más del 58 por ciento de los niños y los adolescentes dijo que había sido víctima personalmente al menos una vez en el año previo. Eso incluyó el hostigamiento pero no ser testigo de un delito, como un agresión física doméstica.

Casi el 46 por ciento dijo que había notificado a las autoridades sobre esa victimización. Eso se dio especialmente con los problemas más serios.

Por ejemplo, las autoridades habían sido notificadas sobre el 69 por ciento de los casos de abuso sexual por un adulto conocido.

Pero los niños también hablaron de otros problemas: un 51,5 por ciento le contó a alguien sobre acoso emocional, el 48 por ciento contó sobre desatención y el 47 por ciento informó a las autoridades de un robo.

La mayoría de las veces (en el 42 por ciento de los casos), los niños se lo contaron a alguien en la escuela. La policía fue informada en el 12,7 por ciento de los casos y a las autoridades médicas en el 1,8 por ciento.

Este resultado "es comprensible dado el tiempo que los niños y adolescentes pasan en la escuela e interactúan con los profesionales académicos", escribieron los investigadores.

Los resultados representan una mejora y sugieren que los niños están informando más sobre los problemas que padecen, pero también señalan que muchos niños aún son víctimas de abuso, violencia y desatención.

Los investigadores indicaron que reconocer el problema e intervenir con servicios de salud mental evitaría a muchos chicos las consecuencias del abuso sobre la salud a largo plazo.