Archivo de Público
Martes, 4 de Enero de 2011

Ouattara da por acabadas las conversaciones para que Gbagbo deje el poder en Costa de Marfil

EFE ·04/01/2011 - 10:09h

EFE - Una mujer vende adornos navideños en un mercado de Abiyán, Costa de Marfil, el 23 de diciembre de 2010. París no tomará la iniciativa de una intervención militar en Costa de Marfil. EFE/Archivo

Alassane Ouattara, reconocido por la comunidad internacional como presidente electo de Costa de Marfil, consideró hoy que las "conversaciones están acabadas" para convencer a Laurent Gbagbo de que deje el poder de manera pacífica, tras el fracaso de la misión africana que ayer visitó Abiyán.

Después de entrevistarse con el trío de presidentes de África del oeste y el primer ministro de Kenia, que visitaron ayer Abiyán en nombre de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) y la Unión Africana (UA), Ouattara dijo que había enviado un mensaje a Gbagbo en el que le reclamaba tres cosas:

Que reconozca los resultados de la segunda vuelta de los comicios presidenciales del pasado 28 de noviembre difundidos por la Comisión Electoral Independiente (CEI) y certificados por la ONU; que admita que él es el presidente electo y que abandone el poder en el menor tiempo posible.

Los presidentes Yayi Boni, de Benin; Pedro Pires, de Cabo Verde, y Ernest Koroma, de Sierra Leona, junto al primer ministro keniano, Raila Odinga, que se habían entrevistado por la tarde con Gbagbo, volvieron por la noche a visitarle tras la reunión con Ouattara, pero volvió a rechazar el dejar el poder.

En cualquier caso, el presidente beninés, apuntó al término del primer encuentro de ayer con Gbagbo que "vamos a regresar", con lo que daba a entender que seguirán las conversaciones, y por la noche su colega de Sierra Leona dijo que "las discusiones continuarán".

Gbagbo, por su parte, según declaró a Efe una fuente de su Gobierno, se negó a dejar el poder que ocupa desde 2000, insistió en que había sido el ganador de las elecciones y reiteró su petición de que se forme una comisión internacional para revisar el resultado de los comicios.

De este modo, el trío de presidentes de África Occidental y el primer ministro de Kenia no consiguieron convencer a Gbagbo de que ceda el poder pacíficamente a Ouattara, con lo que queda vigente la amenaza de la CEDEAO de utilizar la fuerza para echarlo e incrementa la amenaza de una guerra en Costa de Marfil.

Antes de la visita, un alto cargo de la CEDEAO próximo a la delegación africana, manifestó ayer a Efe que iban a ofrecer inmunidad a Gbagbo si aceptaba un traspaso pacífico del poder a Ouattara.

"Hay indicios de que Gbagbo podría aceptar el dimitir, pero quiere garantías de que no será procesado por violaciones de los Derechos Humanos o delitos similares cuando deje el poder", señaló la fuente antes del inicio de la visita.

La CEDEAO deberá ahora decidir sobre el próximo paso, después de que la misión a Abiyán haya informado a Jonathan como presidente de turno del bloque africano occidental.

Los jefes militares de la región completaron los detalles de una posible intervención contra Gbagbo durante una reunión de dos días celebrada la semana pasada en Abuya, según indicó a Efe el portavoz de la Comisión de la CEDEAO, Sunny Ugoh, quien aseveró: "El plan (militar) está listo, sólo resta activarlo".

Tanto la Unión Africana como la CEDEAO han reconocido como presidente a Ouattara y suspendido a Costa de Marfil hasta que se haga el efectivo traspaso del poder.

También la ONU, la Unión Europea, EEUU y otros países respaldan a Ouattara, y han sometido a sanciones a Gbagbo y a su entorno.

Costa de Marfil se enfrenta a la reanudación de la guerra civil (2002-2007), que dejó el país dividido y controlado en el sur por las Fuerzas Armadas y de seguridad, leales a Gbagbo, y en el norte por las Fuerzas Nuevas de Soro, que no se desarmaron tras el conflicto y respaldan a Ouattara.