Miércoles, 9 de Enero de 2008

El sueldo de los médicos abarata la sanidad española

España está a la cola de Europa en costes de tratamientos de salud, salvo los dentales

AINHOA IRIBERRI ·09/01/2008 - 21:43h

La sanidad española goza de merecida buena fama en el resto del mundo, como lo demuestra el hecho de que muchos europeos acudan a hospitales españoles para someterse a procedimientos médicos y quirúrgicos también disponibles en sus países de origen.

Sin embargo, y a pesar de que tanto la tecnología como la calidad de los materiales empleados es similar a la de sus vecinos europeos, el coste de un tratamiento tan común como la extirpación del apéndice es casi cinco veces mayor en Dinamarca que en España.

Así lo demuestra un exhaustivo estudio publicado ayer en la revista Health Economics que compara los costes totales de siete procedimientos sanitarios frecuentes –cuidados post-infarto cerebral, extirpación del apéndice, empaste dental, asistencia de un parto, tratamiento del infarto agudo de miocardio, cirugía para las cataratas y reemplazo de cadera– en nueve países de la Unión Europea, incluido España.

Según explican los autores del proyecto, bautizado como Healthbasket Project, esta comparación ofrecerá a los países datos de calidad, “una herramienta importante para aprender de las buenas prácticas entre países”, explican. Los resultados desvelan que España está a la cola, sólo por encima de Hungría y Polonia, en costes sanitarios.

Esta diferencia, en opinión del experto en Economía de la Salud de la Universidad Pública de Navarra Eduardo Sánchez podría deberse principalmente a la disparidad en los salarios que cobran los profesionales sanitarios en los distintos países, más bajos en España que en los países más veteranos de la Unión Europea: “Esto podría llegar a repercutir en el traslado de médicos, que se desplacen a otro país y empeore la sanidad”.

Por otra parte, el especialista, parafraseando a Aristóteles, preferiría que España estuviera en el punto medio y no en la parte baja de la tabla, aunque cree “conseguir lo mismo pero más barato es un buen resultado”.
Al analizar los datos, se ve que hay un parámetro donde España está en la parte alta de la tabla, los empastes.

Este hecho corrobora la hipótesis de los salarios, ya que los honorarios de los dentistas no son tan bajos como los de los médicos. El coste de los procedimientos ha sido ajustado al nivel de vida de cada uno de los países participantes para reflejar las diferencias reales.