Archivo de Público
Martes, 4 de Enero de 2011

Irán abre a Occidente las puertas de sus centrales nucleares

El régimen de Teherán invita a representantes de la UE y del 5+1 a comprobar el desarrollo de su programa nuclear

PÚBLICO.ES/EFE ·04/01/2011 - 10:56h

Ahmadineyad abrirá sus centrales nucleares antes de la próxima reunión del 5+1. AFP

El gobierno iraní ha invitado a varios representantes diplomáticos extranjeros a visitar sus instalaciones nucleares, según ha confirmado este martes el portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast.

En su rueda de prensa semanal, el portavoz no especificó los países invitados y se limitó a indicar que son "dentro de la Unión Europea y representantes del grupo 5+1", integrado por Estados Unidos, el Reino Unido, China, Rusia, Francia y Alemania.

A la espera de saber si el Gobierno iraní invitará a EEUU, uno de los países que ha confirmado haber recibido una carta de Irán es China.

Por medio del portavoz del Ministerio de Exteriores, Hong Lei, Pekín, que no confirmó su asistencia, dijio esperar que "todas las partes aprovechen la oportunidad para acercarse a las próximas negociaciones con una actitud flexible y práctica" para resolver el problema.

Más tarde se conoció que Irán también ha invitado a representantes de Hungría, que ostenta la presidencia de la UE en la actualidad.

La República Islámica adopta esta medida para poner fin a las especulaciones en torno a su programa nuclear y demostrar así que "sus fines son pacíficos", subrayó Mehmanparast.

Según la agencia AP, las instalaciones que se permitirá visitar son las de Busher y Natanz.

Sin fecha para otra reunión

En cuanto a la reanudación de diálogo 5+1, reiteró que aún no se ha fijado la fecha definitiva pero que será a finales de enero en Estambul como ya se decidió el pasado diciembre en Ginebra.

Gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos e Israel a la cabeza acusan a Irán de ocultar bajo su programa nuclear civil otro clandestino cuyo objetivo seria adquirir armas atómicas.

Las sospechas se agravaron en febrero del año pasado después de que Irán rechazó una propuesta internacional para el intercambio de uranio y comenzó a enriquecerlo hasta el 20 por ciento por sus propios medios.