Miércoles, 9 de Enero de 2008

"Espero que todo sea una trastada de Amy"

La madre de Amy Fiztpatrick, la joven irlandesa desaparecida en Mijas (Málaga) hace ocho días, niega que tuviese problemas con su hija ni que existiese motivo aparente para la fuga 

ÁLVARO LÓPEZ MILLÁN ·09/01/2008 - 21:36h

En una multitudinaria rueda de prensa celebrada en un hotel de la Costa del Sol, Audry Fiztpatrick agradeció el esfuerzo que está haciendo la Guardia Civil y explicó que ninguna de las prendas de ropa halladaa en los diferentes rastreos pertenecía a su hija.

Con la voz entrecortada, Audry leyó un comunicado en el que detalló que, junto a su hermanastro, era parte fundamental de su vida y de la de su pareja, al mismo tiempo que calificaba su relación de “muy cercana”. No obstante, reconoció que Amy se había marchado anteriormente de casa pero siempre avisando de dónde se encontraba y regresando al poco tiempo.

“¡Amy! si estás por ahí no tengas miedo de volver a casa”, clamó su madre, que espera que sea una “trastada” de su hija pese al crecimiento del pesimismo con el paso de los días. Además, lanzó un mensaje por si alguien la tiene retenida para que la deje libre.

No estaba de niñera

Respecto a la circunstancias de su desaparición, Audry señaló que “no estaba de niñera en casa de su amiga” y que partió “sin dinero y sin teléfono móvil porque lo había olvidado en casa”. Asimismo, recordó que la última vez que habló con ella fue a las doce y cuarto de la noche del 31 de diciembre, cuando ella le deseó un feliz año nuevo y terminó la conversación, como hacía habitualmente, con un “mamá, mañana nos vemos”.

La madre de la menor desmintió que su hija tuviera problemas en el colegio –tal y como afirmó el día anterior la progenitora de su mejor amiga, Ahsley Rubio– e indicó que no acudía al instituto porque este curso iba a cumplir ya los 16 años, edad máxima obligatoria en España para ir a clase. Precisamente, para evitar que surjan nuevas declaraciones sobre la forma de ser y las costumbres de Amy, su madre pidió públicamente a todos sus amigos que no realicen más declaraciones ni concedan entrevistas como las de estas últimas jornadas.

Audry Fiztpatrick afirmó sentirse muy arropada por la comunidad irlandesa en la Costa del Sol. De hecho, la rueda de prensa la ofreció en un hotel propiedad de un conciudadano suyo que en esta época del año permanece cerrado y que se abrió exclusivamente para la ocasión.

Batida sin éxito

La comparecencia se desarrolló después de la primera jornada de batida general en la que, al margen de la Guardia Civil, participaron miembros de Protección Civil de varios municipios de la provincia de Málaga, agentes de la Policía Local de Mijas, bomberos de este mismo municipio, personal del Servicios de Emergencias 112, voluntarios de Cruz Roja y miembros de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. En total, trabajaron unas 250 personas que se dividieron en grupos para peinar las doce áreas en las que se dividieron los seis kilómetros que rodean a las dos urbanizaciones en las que pudo desaparecer Amy cuando regresaba a su casa la noche del uno de enero tras pasar esa jornada y el día previo junto a su amiga. Debido a la compleja orografía, se contó con el apoyo de siete perros y dos helicópteros.

El operativo central, el más importante desde que se denunció la desaparición, se situó en el campo de fútbol de La Cala de Mijas. La búsqueda se reanudará hoy.