Archivo de Público
Martes, 4 de Enero de 2011

Zapatero: "No me siento nada satisfecho con el paro"

Asegura que en 2010 el déficit ha sido mejor que el previsto y defiende que alargar la edad de jubilación garantizará las pensiones de 2030

PÚBLICO.ES ·04/01/2011 - 10:05h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (d), durante la entrevista que le ha realizado hoy Carlos Herrera.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha repasado en una entrevista en Onda Cero las principales preocupaciones económicas y en especial los datos del paro publicados este martes. Pese que no se ha mostrado "nada satisfecho" con el hecho de cerrar el 2010 por encima de los cuatro millones de parados, Zapatero ha considerado que la bajada del número de desempleados en diciembre en 10.221 personas "es un buen dato", teniendo en cuenta "que diciembre es un mes malo para el empleo". 

Zapatero ha insistido en que en España hoy en día hay "más personas trabajando", 17 millones de trabajadores, que cuando llegó al poder en 2004, y que España tiene el mayor nivel de protección social, con un 75% de cobertura de prestación de desempleo.

Ha defendido que la supresión de la ayuda de 426 euros a los parados de larga duración porque "era una medida con carácter extraordinario" y ha recordado que "el Gobierno ha sido el único que se acordó de ellos". Por eso cree que como "ahora ya no se destruye empleo como en 2009", el Gobierno está centrando sus esfuerzos en las políticas activas de empleo.

"Lo que más miran los inversores es como tenemos organizado nuestro mayor gasto público, las pensiones"

Pensiones, déficit e inflación

En cuanto a la reforma del sistema de pensiones, Zapatero ha defendido la necesidad de aumentar a los 67 años la edad legal de jubilación porque "España tiene un gasto público en pensiones por encima de la media europea" y que si no se hace nada "en 2025-2030 tendríamos un gasto publico de 3 puntos PIB por encima de la media europea, porque es cuando se van a jubilar las poblaciones más extensas de la historia de España".

Además, considera de vital importancia que dicha reforma se concrete con un "gran consenso", por lo que está trabajando para que los sindicatos "la entiendan". Y ha subrayado que "lo que más miran los inversores y los organismos internacionales es como tenemos organizado nuestro mayor gasto público, que son las pensiones".

En cuanto a la evolución de la inflación, Zapatero ha afirmado que la evolución de los precios, salvo lo que tiene que ver con el precio de la energía, se va estabilizar en un porcentaje "más normal" para España. El Gobierno, ha añadido, no es responsable de que suba el precio del petróleo, una de las principales causas de la inflación subyacente. Y ha defendido que en "2010 España crecerá en PIB por encima de países como Brasil" y que "tiene una renta per cápita por encima de la media europea".

"El 2010 acabará con el déficit un poco mejor de lo previsto"

Por lo que respecta a los objetivos de reducción de déficit tanto del gobierno central como el de los autonómicos, Zapatero ha desvelado que "en 2010 vamos a estar algo mejor que el previsto y comprometido con Bruselas, del 9,3%" y que para 2011 "vamos a estar en el 6% de déficit". Además, está convencido de que las comunidades autónomas "están concienciadas a pesar de ser año electoral. El gobierno está vigilante con las comunidades, que están teniendo una actitud constructiva".

"Nosotros teníamos un plan de déficit más suave"

Decisiones difíciles, pero necesarias

Zapatero ha vuelto a defender que el Gobierno tomó decisiones cuando había que tomarlas y que no pecó de falta de previsión, poniendo como ejemplo el paquete de medidas que anunció antes de verano entre las que se incluía la rebaja del salario de los funcionarios. Considera que Grecia tuvo "una importancia decisiva en este proceso, porque sus cuentas no habían respondido a la realidad y eso quebró la confianza de los mercados". ""Nosotros teníamos un plan de déficit más suave, pero los recortes hay que hacerlos cuando son necesarios", ha asegurado.

Por tanto, considera que "es difícil exigirle a un gobierno que se anticipe a lo que vaya a pasar en la economía un año antes, pero sí se le puede exigir que reaccione y trabaje a largo plazo". Zapatero, por eso, ha lanzado un mensaje de optimismo a la sociedad sabiendo el esfuerzo que está haciendo "porque el rumbo es el adecuado".

Lo que ha querido dejar claro es que desde el inicio de la crisis se negó a "hacer ninguna intervención pública en el sector de la construcción porque había que acabar con la burbuja inmobiliaria" y que "no hay que dar siempre la razón a los inversores que juegan a ganar dinero a corto plazo".