Archivo de Público
Martes, 4 de Enero de 2011

El eclipse solar alcanza su máxima cobertura en el norte de Europa

El fenómeno ha podido verse en todo el continente y en el norte de África. La luna ha llegado a cubrir el 75% de la superficie solar

EFE ·04/01/2011 - 10:15h

REUTERS - El eclipse solar parcial ha podido verse en la mayor parte de Europa y norte de África./

Un eclipse solar parcial ha podido apreciarse desde el norte de África al amanecer, aunque alcanzó la máxima cobertura sobre el centro y norte de Europa.

Poco antes de las 09.30 horas la Luna cubría un máximo del 75% de la superficie solar en el centro y norte de Europa, dejando ver el sol convertido en una brillante media luna en las regiones donde la nubosidad lo permitía.

El eclipse parcial comenzó sobre las 08,00 horas, antes de que amaneciera en la mitad occidental de Europa, donde las nubes no dejaron en muchos casos admirar el curioso fenómeno.

Cuando se trata de un eclipse total, no siendo este el caso, se altera la luz y temperatura

El fenómeno astronómico tuvo su comienzo al amanecer sobre Argelia y se pudo apreciar incluso en Etiopía, y se prevé que termine al anochecer de Mongolia, tras ser visto también sobre el cielo de Rusia y Kazajistán.

En el transcurso de un eclipse total se alteran apreciablemente la luz y la temperatura y hasta los pájaros callan, mientras que con un eclipse parcial el cielo se vuelve solo un poco gris y, si además está cubierto, puede pasar casi desapercibido.

Nuevos eclipses

Aunque este año se registrarán otros tres eclipses solares parciales que podrán ser vistos desde otros lugares del planeta, habrá que esperar al 20 de marzo de 2015 para poder admirar en Europa el próximo fenómeno similar.

Mas raros aún son los eclipses solares totales como el que se pudo admirar el 11 de agosto de 1999 desde el viejo continente, donde no se repetirá la experiencia hasta septiembre de 2081.

Los meteorólogos del Servicio Alemán de Meteorología subrayaron que el eclipse se vio acompañado la pasada noche por el máximo anual de lluvia de estrellas fugaces de las Cuadrántidas, procedentes de la constelación del Boyero.