Martes, 2 de Octubre de 2007

Rusia amenaza a Ucrania con una nueva guerra del gas tras el retorno al poder de la coalición "naranja"

Agencia EFE ·02/10/2007 - 21:53h

Agencia EFE - Vista del centro de la estación de compresión del gasoducto Asia Central-Centro, de la empresa rusa Gazprom. EFE

Rusia amenazó hoy con recortar el suministro de gas a Ucrania tras el eventual retorno al poder en ese país de una coalición "naranja" prooccidental, en una réplica de la "guerra del gas" que alteró los envíos de carburante a Europa en 2006.

El monopolio Gazprom denunció que Ucrania le debe 1.300 millones de dólares, anunció un posible recorte y avisó a la Comisión Europea y a sus clientes de que este nuevo conflicto podría poner en peligro los envíos de carburante ruso a Europa por territorio ucraniano.

Gazprom hizo este anuncio después de conocerse los resultados parciales de las elecciones parlamentarias en Ucrania, donde la coalición naranja del prooccidental presidente, Víctor Yúschenko, se impone a todas luces a la alianza del primer ministro proruso, Víctor Yanukóvich.

Tras la anterior llegada al poder del equipo naranja en Ucrania, Gazprom cortó el 1 de enero de 2006 durante cuatro días el suministro de gas al país vecino por una disputa de precios, lo que alteró el aprovisionamiento de muchos países europeos y sembró el pánico.

El portavoz de Gazprom, Serguéi Kupriyánov, se quejó hoy de que el consorcio ha planteado en varias ocasiones a sus socios ucranianos el problema de la deuda, sin recibir respuesta alguna por parte del Gobierno de Kiev.

"Teniendo en cuenta que se acerca la temporada de otoño-invierno, cuando aumenta el consumo de gas, y que la parte ucraniana incumple sistemáticamente los contratos, Gazprom se verá obligado a reducir el suministro de gas a los consumidores ucranianos en caso de que el problema de la deuda no se resuelva en octubre", advirtió.

Agregó que el precio del gas ruso para el país vecino en 2007 tuvo en cuenta "el nivel de solvencia de la economía ucraniana", por lo que Gazprom considera que "Ucrania está preparada para asumir los precios de mercado", según la agencia Interfax.

Aludía así a los planes de Gazprom de subir en 2008 los precios del carburante a una serie de países, ante todo los tres bálticos y Ucrania, con los que Rusia registra el peor nivel de relaciones en el espacio postsoviético.

Kupriánov subrayó que Gazprom hace esta advertencia ahora y "no antes ni durante los comicios" en Ucrania para que Occidente no acuse a Rusia de intentar influir en los resultados electorales, como antes de la Revolución Naranja de finales de 2004.

Pero el embajador ruso en Kiev, Víctor Chernomirdin, declaró sin ambages ya antes de los comicios que el precio del gas para Ucrania "dependerá de quién llegue al poder", aunque posteriormente aseguró que Moscú trabajará "con cualquier gobierno que salga de las urnas".

El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, pidió hoy en Lisboa que Europa hable con una sola voz en los asuntos estratégicos del petróleo y el gas y recordó que algunos gobiernos usan su capacidad energética con fines políticos.

Añadió que para alcanzar los objetivos energéticos es importante mejorar la relación con Rusia, de la que la UE importa el 25 por ciento de sus necesidades de consumo de petróleo y gas.

El 80 por ciento de las exportaciones de gas natural ruso a Europa pasa por territorio ucraniano.

El gesto de Gazprom parece ser una respuesta al aviso de la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko, principal aspirante para volver a encabezar un Gobierno naranja, de que revisaría el actual oscuro mecanismo de suministros de gas ruso a Ucrania.

Según el contrato firmado por cinco años tras la anterior "guerra del gas", Gazprom vendía carburante a 230 dólares por mil metros cúbicos a una misteriosa compañía intermediaria, RosUkrEnergo, que a su vez lo suministraba a Ucrania a 95 dólares.

El precio, revisable cada año, ha sido este año de 130 dólares por mil metros cúbicos, mientras que para 2008 Gazprom pretende elevarlo a 230 dólares.

En Kíev, Timoshenko optó hoy por no politizar el aviso de Gazprom, que presentó como prueba de la ineficacia o corrupción del anterior Gobierno de Yanukóvich, aunque insistió en que los suministros de gas deben realizarse "sin mediadores".

"Encontraremos los mecanismos necesarios para colaborar con Rusia de manera que no se produzcan cortes del suministro", aseguró la Pasionaria ucraniana, también llamada Princesa del Gas desde cuando había encabezado el sector.

RosukrEnergo trae el barato gas centro-asiático hasta la frontera con Ucrania, donde lo vende a la local UkrGazEnergo, que entrega una parte a consumidores ucranianos y vende otra a la compañía nacional Naftogaz, que abastece a las empresas públicas y plantas eléctricas.

Siendo una compañía mixta de Gazprom con desconocidos empresarios ucranianos, RosukrEnergo se había comprometido a suministrar a Ucrania este año al menos 55.000 millones de metros cúbicos de gas a 130 dólares.