Archivo de Público
Lunes, 3 de Enero de 2011

Dos españoles son víctimas de un supuesto secuestro en el Índico

Exteriores trabaja con Mozambique para "esclarecer los hechos"

IÑIGO ADURIZ ·03/01/2011 - 11:37h

Ver mapa más grande

 

Las aguas del Índico han vuelto a ser el escenario de un nuevo incidente que ha afectado a los intereses pesqueros españoles, pero que, al cierre de esta edición, seguía sin esclarecerse. El buque mozambiqueño Vega 5, explotado por el gallego Grupo Pescanova, en el que viajaban 24 tripulantes dos de ellos españoles, se encontraba en paradero desconocido desde el pasado 30 de diciembre, mientras viajaba frente a las costas de Mozambique, a unas 200 millas al suroeste de las Islas Comoros.

El Ministerio de Asuntos Exteriores informó ayer de que el buque fue nuevamente avistado el 31 de diciembre por aviones de Pescanova. Y varias agencias indicaron, además, que desde entonces la embarcación se está trasladando lentamente hacia las costas somalíes.

Una vez localizado y tras descartar su hundimiento, la compañía explotadora apuntó que podría tratarse de un nuevo secuestro pirata. El ataque se habría producido varios cientos de millas al sur de la zona bajo control de la operación Atalanta de la UE en la que participa España y el buque no habría podido repelerlo porque no disponía de agentes de seguridad privada.

Pero las fuentes diplomáticas y los portavoces de la Conselleria do Mar de la Xunta de Galicia consultados por este diario se negaron a confirmar durante toda la jornada que el Vega 5 haya sido víctima de un secuestro. Ambas instituciones hicieron un llamamiento a la "prudencia" para garantizar la "seguridad" de los pescadores.

Exteriores insistió en que el departamento se ha "coordinado" con los ministerios de Defensa y Medio Ambiente, así como con las autoridades mozambiqueñas y la embajada española en Maputo para "esclarecer los hechos".

Defensa recalcó que el incidente se produjo lejos de la zona controlada por Atalanta y que, por lo tanto, no entraba en su perímetro de actuación. La misión de la UE reconoció no tener contacto con el buque supuestamente secuestrado. No obstante, fuentes de la Xunta aseguraron a Público que la embarcación está "constantemente localizada" por la empresa armadora. Cada seis horas, especificaron. Y también se negaron a clasificar lo sucedido como un secuestro.

Silencio de Pescanova

Desde el Grupo Pescanova tampoco quisieron añadir algo de claridad a lo sucedido en alta mar y que afecta directamente a sus intereses. El responsable de comunicación de la empresa se mantuvo toda la jornada con el teléfono apagado.

Hasta diciembre de 2010, todos los buques españoles que habían sufrido intentos de secuestro en el Índico los habían repelido gracias a la seguridad privada que llevaban a bordo.