Archivo de Público
Lunes, 3 de Enero de 2011

Sobrevivir sin el Pipa

Mourinho reprocha a Higuaín y a su entorno que no se operara hace un mes

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·03/01/2011 - 01:00h

Kaká, Benzema y Pedro León, ayer, en el entrenamiento del Madrid en Valdebebas.efe

Higuaín aterriza hoy en Madrid, pero no volverá a jugar en todo lo que resta de temporada. Mourinho anunció ayer que el delantero argentino tendrá que ser operado de la hernia discal que tiene afectada y que estará "seis meses de baja". El técnico portugués comunicó la noticia con un punto de amargura y de reproche hacia el jugador y su entorno, que se saltaron las indicaciones iniciales de los médicos del club y del propio entrenador blanco. "Desde hace más de un mes que el departamento médico del Real Madrid y el entrenador tienen claro que Higuaín se tiene que operar, sin ningún tipo de duda. Después ha llegado algún iluminado, que ha hablado de la posibilidad de recuperación sin cirugía. Ahora, un mes después, los iluminados cambiaron de opinión y ahí está Higuaín para ser operado y nosotros con el niño en las manos", se desahogó con acidez Mourinho.

Higuaín llegó a tener hasta dos fechas para entrar al quirófano, incluso con horas de entrada concertadas. El doctor Cañizal, en Madrid, y el doctor Cáceres en Barcelona, estuvieron preparados para intervenirle, pero Higuaín quiso escuchar a otros especialistas e hizo caso de su entorno más cercano, que no veía con buenos ojos la operación.

El Madrid tiene como norma que los jugadores sean libres de tratarse con quien ellos crean conveniente. Ese privilegio que concede a sus futbolistas esta vez ha jugado en su contra. Mourinho, al que le cuesta entender esta política, aprovechó la rueda de prensa para felicitar a los servicios médicos del club, que acertaron en su diagnóstico y atacar esa norma interna: "Lo siento muchísimo por Higuaín y por el equipo, pero me alegro que un departamento médico serio como el nuestro, un mes después, vea como ahora todos los iluminados están callados y ellos tengan la razón".

Mourinho tendrá que afrontar la segunda parte de la temporada en la que se dirimen los títulos sin el delantero centro en el que confiaba y, de momento, sin el nueve que ha reclamado, aunque Valdano dejó de ser tan radical en su postura en los últimos días de diciembre: "Habrá que ver si Higuaín pasa por el quirófano". De momento, lo que sí tiene claro Mourinho es que la lesión y la falta de ese refuerzo le obligan a una reconstrucción a contrarreloj: "Los primeros seis meses hemos tenido que construir un equipo sin Kaká y ahora me parece que en los próximos seis vamos a tener a que construir uno sin Higuaín. Por eso, el equipo no es nunca el que tu idealizas en el inicio de la temporada. Hay que buscar un equilibrio".

Con y sin Benzema

Al entrenador portugués no le hace ninguna gracia tener que depender de Benzema, del que ayer habló sin demasiado entusiasmo: "Está bien, en el último partido ha marcado tres goles al Levante. He leído que Casillas dice que Karim es un chico diferente ahora, más comunicativo. Luego cada uno tiene sus características como jugador y su personalidad, cada uno es como es y es difícil cambiarlo". Ni las características ni la fría personalidad de Benzema encajan con el prototipo de nueve y de personalidad que el técnico idealiza para su equipo; para él, el delantero ideal sería una mezcla de Higuaín y Benzema. Pero el francés es la clave para ese plan alternativo que tiene que reconstruir: "Benzema no puede jugar 30 partidos. Si cambiamos de jugadores, obligatoriamente cambiamos de sistema porque delantero centro sólo tenemos uno. Algunos jugadores van a tener que jugar en posiciones que no son las suyas y el equipo tendrá que construir otro sistema de juego. Es un reto nuevo para el equipo y para mí".

De esos cambios de posición el único que está libre es Cristiano, según confirmó Mourinho. El delantero portugués no se ve como referencia permanente de ataque porque no le gusta recibir de espaldas a la portería y prefiere estar más en contacto con el balón. Tampoco quiere perder jugando de nueve una de sus mejores armas: las arrancadas con espacio por delante donde explota toda su velocidad.

Todo ese nuevo plan para tratar de sobrevivir sin Higuaín tendrá que ser ejecutado sin red. "Con el poco tiempo que tendremos para entrenar, y ya sin margen de errores, no va a ser fácil", anunció Mou.