Archivo de Público
Domingo, 2 de Enero de 2011

El Athletic se topa con Adrián

La mejor tarde en Primera del delantero asturiano da la victoria a un Deportivo que salió a un gol por cada remate

MARIO LEIS ·02/01/2011 - 18:48h

EFE/Alfredo Aldai. - Adrián López en un momento del partido.

En Bilbao lo que más pone es el partido de la Copa del Rey del miércoles. La opción abierta de poder discutirle la eliminatoria al Barcelona propiciaba que el Depor entrase por la rendija del despiste del Athletic. Por más que Caparrós intentase que el partido se afrontase como decisivo, él mismo desveló que su partido es el miércoles reservando a Javi Martínez y a Gabilondo. Aún así, el Athletic hizo todo lo necesario para ganar al Depor. De cien partidos como el de ayer gana noventa y nueve. El equipo coruñés marcó dos goles con dos remates, uno de penalti, de Adrián. Al Athletic no le fue suficiente con una docena de ocasiones claras.

El Depor apareció parapetado en su línea de cinco, siempre más preocupado de lo que pasa por atrás que de mirar hacia delante, sin un futbolista capaz de coser alguna transición y rescatar a Adrián. Además, la intensidad que le metió el equipo vasco en el primer cuarto de hora empujó al equipo de Lotina muy cerca de su portería. A los dos minutos, Llorente remató fuera después de una mano de Lopo que el árbitro se comió; Toquero, a los cinco, se fabricó una jugada que finalizó con un disparo cruzado y, a los quince, Juan Rodríguez remató de cabeza a su portería exigiendo un paradón de Aranzubía. Pero en el apabullante acoso del Athletic, Adrián cazó un pelotazo y le derribaron en el área. Era la primera vez que el Depor entraba en la casa de Gorka. El gol pinchó el ímpetu de los de Caparrós que perdieron velocidad y llegada. El Depor se juntó mucho más en su campo, cerró puertas para los balones a Llorente y tiró envíos largos a Adrián, que si en la primera que pilló logró un penalti, a la segunda la expulsión de San José. Con inferioridad, que se equilibró con la expulsión de Juan Rodríguez, el Athletic tuvo tres ocasiones para empatar antes del descanso, sobre todo una de Llorente.

Se repite el guión

El partido siguió siendo de dirección única en la segunda parte. Pero también cumplió el mismo guión. El Deportivo siguió guardando el cofre con el gol y Lotina puso más hormigón defensivo metiendo a Antonio Tomás por Lassad. Y casi sin querer se encontró con el segundo gol en la segunda aparición de Adrián. Un saque en largo encumbró al delantero asturiano en su mejor tarde desde que juega en Primera, categoría en la que nunca había hecho dos goles en el mismo partido. Adrián le robó la cartera a Ustaritz, al que amargó la tarde y encaró hacia el área para marcar con la derecha.

A partir de ahí, el Athletic podría haberse dejado ir para guardar aliento de cara al miércoles, pero no lo hizo y los cambios de Caparrós aumentaron de nuevo el ritmo y las llegadas al área de Aranzubía. Gabilondo, Susaeta y Muniain se encargaron de abrir el campo para encarar y poner balones a Llorente, más atado que nunca por los centrales. Donde más sufría el Depor era en las jugadas a balón parado por defenderlas dentro del área. Cuando llegó el tramo final y pese al resultado San Mamés se iba a engullir al Deportivo que se hacía cada vez más pequeño con los diez jugadores dentro del área. El gol de Llorente abrió la puerta a una tarde épica, y en sólo seis minutos el Athletic tuvo oportunidades para remontar. Iraizoz estuvo al remate en cuatro ocasiones y el Depor no podía alejar el balón de su área.

El equipo de Lotina, que tuvo que reconocer que habían tenido bastante suerte, ganaba su segundo partido a domicilio en lo que va de temporada y se aleja de los puestos de descenso para afrontar la visita del Barcelona y el duro calendario que le espera.