Archivo de Público
Sábado, 1 de Enero de 2011

Hosteleros y fumadores mantienen sus críticas

El sector sanitario aplaude el nuevo marco legal

A. GONZÁLEZ / A. FLOTATS ·01/01/2011 - 22:00h

La entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco ha vuelto a dejar patentes las diferencias entre dos bandos en conflicto: de una parte, los representantes del sector sanitario, partidarios declarados de la norma, y de otro los hosteleros y los fumadores, que mantienen duras críticas frente al nuevo marco legal, aunque no creen que la ley se incumpla.

Según el adjunto a la Presidencia de la Federación Española de Hostelería (FEHR), José Luis Guerra, el cumplimiento “va a ser masivo”, aunque haya algunos que traten de saltarse la ley, “como ocurre con todas las leyes”. A su juicio, los propietarios de bares y restaurantes tratarán de respetar la norma, aunque también dependerá de que las autoridades pongan las herramientas para hacer cumplir la ley, ya que de lo contrario “pasaría lo mismo que si en la carretera no hubiera radares ni agentes”. No obstante, mantienen sus previsiones de que la ley destruirá entre 50.000 y 70.000 empleos y reducirá en un 10% sus ventas. “Ojalá nos equivoquemos”, dijo.

 

Los médicos creen que se retrasará la edad de inicio en el tabaquismo

Por su parte, el portavoz de la asociación Fumadores por La Tolerancia, Javier Blanco, sostiene que la nueva norma está “condenada al fracaso” y provocará “una catástrofe económica y social”, aunque su colectivo aboga por su cumplimiento “a rajatabla”. Para Blanco, los diputados “no han escuchado a todos los agentes implicados ni han evaluado el impacto económico de la ley”.

“Un salto cualitativo”

En el sector sanitario, sin embargo, todo son alabanzas, empezando por los colegios de médicos, cuyo presidente, Juan José Rodríguez Sendín, cree que la ley es “el final de una carrera por la salud” que va a beneficiar a todos. Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), su portavoz, Juan Antonio Riesco, cree que “el movimiento social y científico” que ha generado el debate de la ley garantizará su amplio cumplimiento. A su juicio, la norma supone “un salto cualitativo” que “sitúa la legislación española entre las más avanzadas de Europa”. Con todo, reclama una “red asistencial para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco” y que el Estado financie los tratamientos.

Para el presidente del Consejo de Enfermería, Máximo González Jurado, la norma es “un paso trascendental a favor de la vida”, y ahora queda que las comunidades “hagan un ejercicio de responsabilidad y la apliquen de forma taxativa sin dar pie al más mínimo resquicio para la indulgencia”. Por último, la plataforma Nofumadores.org confía en su “amplio cumplimiento” porque “el 70% de la población está a favor”, según su portavoz, Raquel Fernández, que confía en que “la ley gane apoyo social con el paso del tiempo”.