Miércoles, 9 de Enero de 2008

Zapatero avisa a ANV que "nadie se va a saltar la ley"

El presidente del Gobierno asegura, tras las últimas detenciones, que "ETA está más débil" y pronostica que todavía "va a ser más débil"

G. LÓPEZ ALBA ·09/01/2008 - 21:19h

"Nadie se va a saltar la ley y nadie que no respete la ley va a tener la oportunidad de disfrutar de los derechos de participación política. Tengo esa seguridad como presidente del Gobierno".


Esta declaración de José Luis Rodríguez Zapatero a propósito de la posible ilegalización de ANV apunta a la inminencia de una decisión de esa naturaleza. El domingo, durante la recepción en el Palacio Real por la Pascua Militar, se mostró mucho más cauto y se limitó a recordar que la iniciativa depende de las conclusiones de la investigación de las Fuerzas de Seguridad y de la Fiscalía del Estado.

Ayer, durante su intervención en Nueva Economía Fórum, afirmó que la investigación de las Fuerzas de Seguridad "ha sido exhaustiva" y "ahora corresponde decidir" a la Abogacía del Estado, al Fiscal General y, en su caso, al juez Baltasar Garzón, que tiene abiertas diligencias que ha declarado secretas. Entre quienes escucharon su declaración estaba, precisamente, el fiscal general, Cándido Conde-Pumpido.


El presidente del Gobierno también dio ayer otro paso más allá de lo que acostumbra desde la ruptura oficial de la tregua de ETA al enjuiciar la situación actual de la banda terrorista. "ETA está más débil y va a ser más débil", afirmó y pronosticó.


Tras reiterar que "trabajé con todo mi empeño" por lograr una solución dialogada, "sin pensar en los riesgos políticos" que pudiera entrañar para él, advirtió: "El mismo empeño y la misma fuerza que puse para el diálogo, lo estoy poniendo para combatir y reducir al máximo la capacidad de ETA, y toda España está viendo la eficacia de las Fuerzas de Seguridad con detenciones de calado y muy importantes".


Zapatero reiteró por tres veces que no hay "ninguna expectativa" de diálogo: "No hay ninguna subrayo, ninguna expectativa de diálogo con ETA, ninguna. La única expectativa es el fin del terrorismo".


"No he tenido toda la ayuda"

Aunque asegura que "ya he olvidado" el comportamiento del Partido Popular en la política antiterrorista, recordó que "no he tenido todas las ayudas que hubiera sido lógico". En este sentido, insistió en que "sería deseable que la política antiterrorista vuelva al sitio del que nunca debió salir: el consenso y la no utilización en el debate partidario".


Al justificar el diálogo que se produjo con la banda, recordó que "veníamos de una legislatura durísima, con 192 víctimas del 11-M y 42 de ETA".