Archivo de Público
Jueves, 30 de Diciembre de 2010

Consumo alcohol en menores eleva emergencias Año Nuevo en EEUU

Reuters ·30/12/2010 - 14:33h

Por Julie Steenhuysen

Las visitas de emergencia a los hospitales debido al consumo de alcohol entre los menores de edad probablemente aumentará durante la celebración de Año Nuevo, dijeron el jueves investigadores del Gobierno de Estados Unidos, quienes advierten a los padres y a los jóvenes sobre los peligros de emborracharse para recibir el 2011.

Según las últimas estadísticas, hubo alrededor de 1.980 visitas a las salas de emergencia relacionadas con el consumo de alcohol en menores en Estados Unidos el 1 de enero del 2009, casi cuatro veces más que las 546 consultas de este tipo que se produjeron en un día promedio de ese año.

"Ese es un gran aumento", dijo Frances Harding, directora del Centro de Servicios para la Salud Mental de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental de Estados Unidos (SAMHSA), cuyo departamento difundió el estudio.

Las consultas de emergencia por consumo excesivo de alcohol durante la víspera de Año Nuevo superaron a las registradas en otras dos festividades estadounidenses muy populares: los fines de semana del Día de los Caídos y el Día de la Independencia.

Los datos fueron recolectados por la Red de Advertencia sobre Abuso de Drogas, un sistema de control de salud pública que monitorea las visitas de emergencia en los hospitales relacionadas con el consumo de drogas.

El equipo de Harding dijo que el feriado de Año Nuevo sería especialmente riesgoso porque los adolescentes y los adultos jóvenes por debajo de la edad permitida para beber -de 21 años- tomarían más durante esta fecha que en otros momentos del año.

Las fiestas suelen generar mayor acceso al consumo de alcohol y menores controles por parte de los padres, indicó el reporte.

"Los padres deben ser muy claros a la hora de dar a sus hijos menores de 21 años el mensaje de que no es aceptable que ellos beban", dijo Harding en una entrevista telefónica.

"Es contra la ley porque es peligroso. Es difícil de escuchar por parte de los jóvenes, pero es así", añadió.

Cada año, señala la experta, hay más de 5.000 muertes en Estados Unidos relacionadas con el consumo de alcohol en menores de edad.