Archivo de Público
Miércoles, 29 de Diciembre de 2010

Trastorno por estrés agudo no predice el estrés postraumático

Reuters ·29/12/2010 - 18:46h

Por Will Boggs

Hace años, el "trastorno por estrés agudo" era considerado un precursor del trastorno por estrés postraumático (TEPT), pero ya no.

El trastorno por estrés agudo es en verdad un muy mal pronosticador del TEPT, un hecho que ahora se ve reflejado en la última edición del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Desórdenes Mentales (DSM).

El 14 de diciembre, el equipo del doctor Richard A. Bryant de la University of New South Wales, en Sidney, Australia, publicó en Journal of Clinical Psychiatry una revisión sistemática de 22 estudios que identificaron a pacientes con trastorno por estrés agudo y los siguieron en el tiempo.

Para un diagnóstico del trastorno por estrés agudo, los pacientes deben estar a un mes del episodio traumático.

Una de las razones centrales de la introducción del diagnóstico de este trastorno en primer lugar fue que el TEPT no incluye síntomas que aparezcan en el primer mes de sucedido el evento traumático, explica Bryant.

En los estudios que revisó, las tasas de trastorno por estrés agudo variaron del 7 al 59 por ciento, con una tasa promedio del 17,41 por ciento.

Y hubo una variabilidad considerable en la capacidad predictiva del diagnóstico de trastorno por estrés agudo. Su poder predictivo positivo varió de 0,14 a 0,82 y su poder negativo de vaticinio se ubicó entre 0,65 y 0,96.

El valor predictivo positivo en la mayoría de los estudios de adultos indicó que al menos la mitad de los sobrevivientes al trauma con trastorno por estrés agudo luego cumplían con los criterios de TEPT, pero la sensibilidad en la mayoría de los estudios era pobre.

El hallazgo sugiere que si el principal objetivo del diagnóstico del trastorno por estrés agudo es identificar a quienes desarrollarán TEPT en el futuro, eso no es viable, ya que no se puede detectar a la mayoría de los pacientes que cumplirán con los criterios del TEPT tiempo después, señala Bryant.

Según el autor, no hay buenas alternativas para predecir el TEPT, lo que atribuyó fundamentalmente a que "muchos factores influyen después del trauma".

"Las personas con reacciones exageradas al estrés en los días iniciales luego del trauma corren más riesgo, pero muchos se adaptarán", dijo Bryant. Esos pacientes, añadió, "deberían ser monitoreados en las siguientes semanas para evaluar cómo están".

FUENTE: Journal of Clinical Psychiatry, diciembre del 2010