Archivo de Público
Miércoles, 29 de Diciembre de 2010

Cada vez más niñas sufren un tipo de disminución auditiva

Reuters ·29/12/2010 - 13:10h

Por Alison McCook

Los varones siempre fueron más propensos que las mujeres a desarrollar cierto tipo de disminución auditiva, pero las niñas los están alcanzado y un estudio sugiere que la culpa la tendrían los reproductores de audio portátiles.

Los test auditivos realizados a una muestra nacional de adolescentes estadounidenses de ambos sexos revelaron que el 17 por ciento o uno de cada seis tiene una disminución auditiva que le dificulta oír el habla y algunos sonidos agudos.

"Las niñas alcanzaron a los varones", afirmó la autora, Elisabeth Henderson, de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, sobre los resultados publicados en la revista Pediatrics. Es posible, según Henderson, que las niñas estén expuestas a más ruidos fuertes.

Los hombres siempre estuvieron más expuestos a sonidos intensos, como los de los sopladores de hojas, armas de fuego o máquinas, pero Henderson señaló que actualmente cada vez más adolescentes tienen reproductores de música portátiles y que ambos sexos escuchan música a alto volumen con auriculares.

De hecho, el equipo halló que la cantidad de adolescentes que dijeron que habían escuchado música a alto volumen con auriculares en las últimas 24 horas aumentó del 20 por ciento a fines de la década de 1980 y comienzos de los 90, al 35 por ciento en los últimos años. Esos chicos eran más propensos a tener signos de pérdida auditiva.

"Muchos más niños escuchan música recreativamente", dijo la autora.

El equipo de Henderson analizó los resultados de los test auditivos realizados a 2.519 adolescentes entre 1988 y 1994, y a 1.791 entre el 2005 y el 2006.

Los autores consideraron tres tipos de pérdida auditiva:

- de frecuencias bajas (la persona no puede oír sonidos ubicados al final del espectro, como partes del habla);

- de frecuencias altas (la persona no puede oír los sonidos agudos, como alarmas, el timbre del microondas o el habla de los niños);

- elevación del umbral auditivo inducido por ruidos o NITS, por sus siglas en inglés (la persona no oye los sonidos intermedios del espectro, como una parte del habla o los sonidos agudos de los instrumentos musicales).

El equipo halló que estos tres tipos de pérdida auditiva eran tan frecuentes en el último grupo de adolescentes estudiados como lo habían sido en el relevamiento previo. Pero al analizar mejor los datos, observó que había aumentado la tasa de NITS en las adolescentes del 12 al 17 por ciento.

Algunas formas de NITS son permanentes y otras, pasajeras. "Es imposible predecirlo", dijo Henderson.

A la experta no le sorprendió que el equipo no hallara tasas más altas de pérdida auditiva cuando cada vez más adolescentes escuchan música con auriculares. Eso se debe a que la pérdida de frecuencias altas, por ejemplo, aparece después de años de exposición.

El doctor Peter Rabinowitz, de la Yale University en New Haven, que revisó los resultados para Reuters Health, coincidió en que el aumento de la disminución auditiva en las niñas se debe quizás a la exposición a sonidos fuertes.

Pero se desconoce si el volumen alto de los reproductores portátiles es la causa, dijo Rabinowitz: "El estudio no prueba que la música alta esté dañando la audición en los niños".

FUENTE: Pediatrics, online 27 de diciembre del 2010