Archivo de Público
Martes, 28 de Diciembre de 2010

Pacientes VIH pueden tomar isoniazida sin radiografía de tórax

Reuters ·28/12/2010 - 16:04h

Por C. Vidya Shankar

Un nuevo estudio de Botsuana demuestra que los pacientes con VIH no necesitan hacerse una radiografía para descartar tuberculosis (TB) antes de empezar a tomar isoniazida, sino sólo no tener síntomas de TB.

Este enfoque no sólo "es menos costoso sino que previene más casos y muertes por TB", publican los autores en American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

"Estos resultados de Botsuana serían aplicables a otros países de bajos recursos donde la TB es endémica y existen servicios de salud para personas con VIH", dijo el doctor Taraz Samandari, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, con sede en Atlanta.

El estudio recuerda por qué hay que descartar la TB antes de comenzar la profilaxis con isoniazida: si un paciente tiene TB, hay que descartar la resistencia a la isoniazida. Es por eso que las guías de la Organización Mundial de la Salud recomiendan realizar radiografías junto con el control de los síntomas.

Pero Samandari asegura que mientras que la detección de la TB puede mejorar con la combinación de ambas técnicas, las radiografías "pueden sumar desafíos, como la falta de seguimiento y aumento de los costos", además de elevar los riesgos por la radiación.

Con un modelo analítico, el equipo comparó los costos y los beneficios del control preventivo de pacientes con VIH para detectar síntomas de TB con y sin radiografías. Consideró una prevalencia de TB del 1,6 por ciento y una incidencia anual del 4,1 por ciento en una cohorte hipotética de 10.000 pacientes.

Los autores analizaron tres escenarios: control de síntomas únicamente, control de síntomas más radiografía, y control de síntomas más radiografía y seguimiento (estrategias para prevenir abandonos durante la espera de las radiografías).

El control de síntomas incluyó la detección de fiebre, tos y pérdida de peso, según el programa nacional de profilaxis de Botsuana.

El equipo estimó que el modelo de control de síntomas únicamente habría detectado 618 nuevos casos de TB y 21,6 casos de resistencia a la isoniazida en pacientes asintomáticos con TB y que iniciaron la profilaxis en un seguimiento a tres años.

El enfoque combinado (control de síntomas más radiografías) tuvo un costo extra de 12,71 dólares por paciente o 127.100 dólares para la cohorte y habría reducido un 74 por ciento los casos de TB resistente.

Pero la falta de seguimiento durante la espera de las radiografías habría aumentado en un 15,8 por ciento la cantidad de nuevos casos de TB y un 13 por ciento más de muertes.

El seguimiento durante la espera de las radiografías fue el modelo más costoso. Elevó el costo 30 dólares por paciente, 14.400 dólares por cada caso resistente y 2,8 millones de dólares por muerte prevenida.

"Pasar del 'control de síntomas' al 'control de síntomas más radiografías' eleva la mortalidad y los costos" en el mejor y peor escenario", indicó el equipo.

"La precisión diagnóstica de la TB es clave para garantizar el tratamiento adecuado y evitar el desarrollo de resistencia a los fármacos", dijo Samandari.

Combinar las radiografías de tórax con el control de síntomas generaría una pérdida inaceptable de beneficiarios potenciales de la profilaxis, añadió el experto.

Y el equipo concluyó: "Esa política es irreal y costosa para los países con recursos limitados Como Botsuana".

FUENTE: American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, 2010