Archivo de Público
Martes, 28 de Diciembre de 2010

Exteriores minimiza la expulsión de Rusia de dos diplomáticos

El Gobierno "invitó" a salir de España a dos funcionarios de la embajada rusa

C. MARTÍN ·28/12/2010 - 08:44h

Las relaciones bilaterales entre España y Rusia están bien. Es el mensaje que trasladó ayer el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación tras confirmarse la "salida" de dos diplomáticos españoles de Moscú hace unos días, como respuesta a la expulsión de dos consejeros de la legación rusa en España el mes pasado. "Ambos gobiernos consideran que este incidente está superado y se mantiene el programa entero de actividades", diseñado para el Año de España en Rusia que comienza en 2011, señalaron fuentes de Exteriores.

Los diplomáticos españoles expulsados el pasado 24 de diciembre son, según informó ayer el diario El País, el consejero político de la legación española en Moscú, Ignacio Cartagena, y el primer secretario, Borja Cortés-Bretón. Desde Exteriores explicaron que Rusia "ha actuado en reciprocidad", después de que el Gobierno español invitase "a salir a dos diplomáticos rusos acreditados en España por realizar actividades incompatibles con su estatus".

La salida de estos se produjo en noviembre una vez que la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, accedió a la petición del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán, de expulsarlos tras presentar "pruebas contundentes" de sus actividades de espionaje.

Desde el departamento que dirige Jiménez también subrayaron que los funcionarios españoles a los que se retiró la acreditación son "homólogos" en rango a los rusos.

Intensificar las relaciones

Este incidente no ha alterado la agenda de la ministra, que viajará a Moscú para entrevistarse con su homólogo, Serguéi Lavrov, el próximo 16 de enero. Según ha señalado en varias ocasiones, este país es "un socio fundamental para España".

A lo largo de 2011, con motivo de la celebración del Año Dual, están previstos varios viajes de altas autoridades del Estado a Rusia, si bien el calendario aún no está cerrado.