Martes, 2 de Octubre de 2007

Historias de gente sin historia

La nueva apuesta de La Sexta será una serie documental que se adentra en la vida de personas peculiares por la actividad profesional que desempeñan. Vidas anónimas pretende dar un enfoque más cercano al formato de los documentales.

JAVIER SALAS ·02/10/2007 - 19:17h

El espacio se centrará en personajes peculiares, como este médico de emergencias.

En la primera edición, el programa se fijará en tres llamativos personajes: una localizadora de cine, un pastor evangelista de la Iglesia de Filadelfia y una médica del equipo de emergencias aéreas de 061 de Andalucía.

Para ello, cuenta en la dirección y presentación del programa con la periodista Carolina Cubillo, que posee una importante trayectoria de programas de este formato de reportajes.

Una fórmula con sello propio

La periodista creó y dirigió la innovadora fórmula de Mi cámara y yo en Telemadrid. De su paso por la cadena autonómica madrileña recuerda las ganas de innovar desde los servicios informativos. “En aquella época tenían mucho interés por los nuevos proyectos, por crear productos nuevos”, rememora Cubillo. Mi cámara y yo fue, “sin duda, el que mejor funcionó de todos los que se plantearon en aquel momento”, sentencia.

El formato de la cámara en mano estrenado en Telemadrid tenía un aspecto muy personal. El reportero tenía un gran protagonismo en el resultado final, algo que no sucederá en Vidas anónimas, que cuenta con voz en off de un narrador.

La directora del espacio ha visto cómo el formato se ha exportado poco a poco a varias cadenas. “Aunque cada espacio de los que vamos creando sea completamente distinto”, asegura Cubillo, “es estupendo para mí descubrir que la mirada que planteas para la televisión se reconoce como una mirada válida”.

Más adelante, pasó a llevar las riendas de la serie de documentales de actualidad Callejeros, producido por Mediapro para Cuatro. En esta ocasión, el espacio “es un modo poco tradicional en la forma de plantear reportajes completamente tradicionales”, dice la creadora. Los temas abordados tienen, en el caso de Callejeros, un contenido mucho más social. En Vidas anónimas esto no será así: “El formato de Cuatro es más cañero en ese sentido”, señala su directora, “mientras que Vidas anónimas nace de otra idea distinta”.

El programa tratará de presentar a personajes anónimos, llamativos por su quehacer, a los que se seguirá durante toda una jornada. En cada capítulo, se mostrarán tres o cuatro de estos reportajes intercalados, sin continuidad en capítulos posteriores.

Los personajes se escogen de distintas maneras, pero siempre buscando el interés de las personas “de la calle”. “Unos los buscamos, otros nos los encontramos por ahí”, dice Cubillo. Los próximos protagonistas serán desde un cuidador de burros hasta un travesti, pasando por una ama de casa y un servicio de emergencias.


Le planteamos unas preguntas a la directora del espacio 'Vidas privadas', Carolina Cubillo.

¿Cómo surge la idea de este formato televisivo?
Intentamos darle un giro novedoso a los reportajes. La Sexta y yo pensamos que la gente anónima tiene más interés que los famosos, con los que no empatizamos.

También diriges ‘Callejeros’ para Cuatro, ¿qué tienen en común ambos espacios?
Comparten un mismo aroma, un sello que dejamos, una manera muy personal de trabajar.

¿Y diferencias?
Callejeros está más ligado a la actualidad social, está más ligado a la tradición del periodismo. Vidas... es más una relación amorosa con los protagonistas, una docuserie.