Miércoles, 9 de Enero de 2008

Cae el comando especial que reventó la tregua

Según Interior, los etarras detenidos formaban el "comando Elurra" y han confesado que volaron la T-4 y que planeaban otro atentado espectacular en Madrid

FERNANDO GAREA ·09/01/2008 - 21:02h

Igor Portu y Martín Sarasola formaban el comando Elurra (nieve), el grupo especial de ETA que reventó el alto el fuego el 30 de diciembre de 2006 en la T 4 de Barajas y que preparaba otro atentado espectacular en Madrid.

Los dos etarras detenidos el domingo en Guipúzcoa pretendían colocar un coche-bomba en el llamado complejo Azca de la capital, un entramado de vías subterráneas y aparcamientos, situado debajo de edificios comerciales, oficinas y sedes de bancos, en pleno Paseo de la Castellana.

Según Interior, Sarasola confesó a la Guardia Civil que, junto a Portu y a un tercer etarra huido, Mikel Sansebastián, colocó la furgoneta bomba en el parking de la T 4 en diciembre de 2006. La terrible explosión asesinó a Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio y supuso la suspensión del proceso de paz.El detenido ha confesado su participación en el atentado con tal profusión de detalle que las Fuerzas de Seguridad del Estado dan por buena la versión. "Con pelos y señales", fue la expresión utilizada públicamente por el ministro del Interior, Alfredo PérezRubalcaba, para dar cuenta de la confesión del etarra.

Profusión de detalles

No hay pruebas materiales, pero según Interior los etarras han dado tantos detalles de cómo compraron los teléfonos utilizados en el atentado y cómo colocaron la furgoneta en la T 4 que no dudan de su versión. Algunos de esos detalles han sido comprobados por la Guardia Civil y, según dichas fuentes, su confesión ha servido para aclarar puntos del atentado que presentaban dudas. Por ejemplo, dijo que inspeccionó el párking de Barajas portando una maleta y una muleta y la Guardia Civil ha comprobado que las cámaras grabaron una imagen idéntica días antes al atentado.

La única pista que había de los autores era un vídeo en el que se veía a un individuo de complexión fuerte y que hasta ahora no había sido identificado. Sus características podrían coincidir con las de uno de los tres miembros del comando. Sarasola ha confesado también otros atentados consumados o frustrados realizados en los últimos meses como uno en la provincia de Castellón que, al parecer, tenía como objetivo el complejo Marina D´Or.

Según ha explicado, formaban una especie de comando especial o comando número uno a las órdenes directas de Garikoitz Azpiazu, Txeroki, jefe del llamado aparato militar.

Además, ha relatado cómo planeaban otro atentado espectacular en Madrid en el complejo Azca. Tampoco hay pruebas ni documentación, más allá de los detalles que ha aportado. Sarasola ha explicado que observaron la zona, para lo que se desplazaron a Madrid varios fines de semana del pasado mes de diciembre, y transmitieron luego la información a la dirección de la organización. Su plan consistía en hacer estallar un coche-bomba en el aparcamiento al aire libre situado junto a una estación de cercanías y un centro comercial. No se conoce la fecha en que pensaban atentar, pero Interior considera que podría ser inminente.

Según su propio testimonio, los dos detenidos entraron en ETA en 2001 para realizar labores de paso de frontera, los llamados "mugalaris". En 2004 se dedicaron a trasladar explosivos y en 2006 formaron un comando especial, con movilidad en toda España, aunque hacían vida normal. Era algo parecido a lo que fue el "comando itinerante" en los años 80, formado por "legales".

El modus operandi

Fuentes policiales aseguran que este modus operandi supone un cambio sustancial en ETA, respecto a su funcionamiento habitual. Por ejemplo, en la banda siempre había existido diferenciación entre las labores de los comandos de información, los de traslado y los autores materiales. En este caso, ellos mismos se encargarían de todas esas labores, siempre según Interior.

La explicación, según estas fuentes está en la escasez de activistas y, sobre todo, en los esfuerzos de la dirección de la banda terrorista por sortear la presión policial. ETA da por hecho que está infiltrada por las Fuerzas de Seguridad e intenta utilizar al menor número de activistas para los atentados.

El juez de la Audiencia Nacional Grande-Marlaska interrogará hoy en el hospital de San Sebastián a Portu y el viernes lo hará con Sarasola. Portu fue ingresado el lunes en un hospital para ser atendido de diversas lesiones que, según Interior, fueron causadas durante su detención. Anoche fue trasladado a planta.