Miércoles, 9 de Enero de 2008

Un robot resolverá las dudas sobre sexo de los adolescentes

La aplicación informa vía Messenger pero ayer respondió mal a varias cuestiones

VANESSA PI ·09/01/2008 - 20:59h

Conversación con el robot Robin por Messenger

Casi la mitad de los jóvenes españoles de entre 15 y 24 años pasan una media de 12,7 horas a la semana navegando por Internet. Una quinta parte de ese tiempo, lo pasan chateando por Messenger. El dato no ha pasado desapercibido al Ministerio de Sanidad. Hace dos años acordó con Microsoft crear una herramienta informática que a través de Messenger resuelva las dudas de los jóvenes sobre salud. El proyecto, “pionero en Europa y en el mundo”, destacó el ministro de Sanidad, vio la luz ayer.

Robin es un robot sin cuerpo, aunque su imagen aparece en cuanto se chatea con él en el Messenger. Es un muñeco verde con bata de médico. El programa informático, que aún tiene que mejorar, funciona desde ayer. Basta con agregarlo como un contacto más de Messeger: robin@msc.es.

En teoría, el robot ya asesora con un lenguaje claro a los jóvenes que lo deseen. Está programado con 300 respuestas sobre sexualidad, enfermedades de transmisión sexual y los problemas que comporta el consumo de alcohol. Robin es capaz de recordar al usuario, preservando el anonimato de éste. Al presentarse, pregunta por la edad, sexo y provincia de residencia de su interlocutor. Al despedirse, es cortés y educado.

Los errores del primer día

En la práctica, Robin no habla de forma tan clara y directa como aseguran sus promotores. Y repite una respuesta: “Lo siento, mis circuitos están muy ocupados ahora. Por favor, pregúntame más tarde”.

También se confunde cuando se le pregunta cómo evitar el contagio de sida. El Robot responde: “Si eres mayor de edad debes acudir a una clínica donde los médicos evalúen la situación y el tiempo de embarazo y te digan si tu caso es legal y en cuál de los tres supuestos legales que existen en España estarías”.

Robin se actualizará cada semana con las respuestas que no supo dar. El Robot se aturde a la pregunta: “¿Cómo puedo no quedarme embarazada?”. Aunque responde de forma detallada a la petición de “métodos anticonceptivos”. En una segunda fase, Robin también informará sobre el consumo de drogas y la prevención del tabaquismo. Soria insistió en que el robot no pretende sustituir a los padres, que son quienes deberían orientar a sus hijos.