Miércoles, 9 de Enero de 2008

Lily Stopper asegura que las heridas de su hermano "no son normales"

EFE ·09/01/2008 - 20:55h

EFE - Beatriz Pinto (D), madre del ecuatoriano Wilson Fernando Stopper Pinto, fallecido el pasado 3 de enero luego de haber sido detenido por la Guardia Civil en Colmenar Viejo, por conducir sin documentación, se reunió en forma privada con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, hoy, 09 de enero del 2008, en el Palacio de Carondelet, en Quito (Ecuador), la acompaña su hija y hermana Elsa Maribel Stopper (I).

Lily Stopper, hermana del ecuatoriano que falleció en Colmenar Viejo el 3 de enero tras una persecución policial, ha declarado que las heridas del cadáver "no eran normales" y ha señalado que está a la espera del resultado de la autopsia antes de inculpar a los agentes de la muerte de Wilson.

Lily Stopper ha asegurado a Efe que no está "de acuerdo" con el testimonio de los agentes policiales implicados en la detención de su hermano, que aseguraron que el joven murió por un infarto tras el esfuerzo realizado durante la persecución, y ha asegurado que los efectivos incurren en "contradicciones" en sus declaraciones.

Stopper no se explica cómo se produjeron las lesiones que presentaba su hermano en la frente y en otras partes del cuerpo.

Si bien ha comentado que los citados guardias civiles reconocieron que Wilson sufrió heridas en uno de sus brazos y en una de sus manos al practicarse la detención.

A pesar de todo, Lily Stopper ha señalado que no está "culpando a nadie".

Stopper ha solicitado los servicios "de un abogado privado" que represente los intereses de su familia y ha confirmado que ha encargado una autopsia sobre el cuerpo de su hermano.

En este sentido, ha dicho que piensa "llegar hasta el final" para que se esclarezca todo lo ocurrido en la madrugada del pasado jueves 3 de enero cuando su hermano escapó de un control rutinario de la Guardia Civil en el que los agentes observaron que conducía de manera "rara".

La familia mantendrá hoy a las 17:00 horas una reunión con el embajador de Ecuador en Madrid para decidir, entre otras cosas, cómo afrontar este caso ante el Ministerio de Interior, de quien dependen los agentes implicados en la detención.

Por su parte, el presidente de la asociación de latinoamericanos de Colmenar Viejo, Julio Simbaña, ha declarado a Efe que la familia de Wilson Stopper Pinto "no contaba con pruebas" sobre los supuestos malos tratos a los que fue sometido el chico por parte de los guardias civiles.

Los allegados del joven fallecido se entrevistaron con Simbaña horas después de la muerte de Wilson para que les ayudase a contactar con los medios de comunicación y así denunciar la paliza que, según creían, provocó la muerte del joven.

Sin embargo, Simbaña les dijo que no iba a poder hacer "nada" por ellos hasta que no le facilitaran las "pruebas" que confirmaran su denuncia y les emplazó a una posterior cita en la tarde de ayer martes a la que "no acudieron".