Archivo de Público
Viernes, 24 de Diciembre de 2010

Consumo de alcohol, ligado a éxito de fertilización in vitro

Reuters ·24/12/2010 - 15:27h

Por Amy Norton

Las parejas que están esperando tener un bebé a través de un tratamiento de fertilización in vitro (FIV) deberían tener en cuenta su ingesta de alcohol, según sugirió una nueva investigación.

Entre más de 2.500 parejas que se sometieron a una FIV, las posibilidades de tener un bebé eran algo menores entre las mujeres que habían tomado apenas cuatro bebidas alcohólicas semanales cuando comenzaron el ciclo de FIV. Cuando ambos socios bebieron mucho, las posibilidades eran incluso más bajas.

Los resultados, publicados en Obstetrics & Gynecology, no prueban que el alcohol sea el motivo de las menores tasas de éxito de la FIV.

Pero aumenta la posibilidad, es decir que es algo que las parejas pueden controlar para influir en las probabilidades de tener un bebé, dijo la doctora Brooke V. Rossi, del Brigham and Women's Hospital en Boston.

"Hay muchos factores sobre los que los pacientes no tienen control, como su edad o niveles de estrógeno. Pero pueden modificar sus hábitos con la bebida", señaló Rossi en una entrevista.

La experta y sus colegas informaron que entre las mujeres que decían que bebían actualmente cuatro o más bebidas alcohólicas por semana, un 22 por ciento finalmente tuvo un bebé, comparado con un 27 por ciento de las mujeres que tomaban menos o nada de alcohol.

Después de ajustar la información según la edad, peso, nivel de tabaquismo y otros factores, el mayor nivel de ingesta de alcohol se relacionó con un 16 por ciento menos de posibilidades de éxito de la FIV.

No hubo un vínculo fuerte entre el consumo general de alcohol masculino y las tasas de nacimiento por FIV.

No obstante, los investigadores hallaron que cuando ambos miembros de la pareja bebían cuatro o más tragos por semana al comienzo del ciclo de FIV, la pareja era un 21 por ciento menos propensa a tener un bebé, comparado con aquellas que tomaban menos.

La doctora Rossi y su grupo no puede explicar estos resultados.

Sin embargo, señalaron que los mayores niveles de alcohol, tanto en hombres como en mujeres, están relacionados con un mayor riesgo de fracaso en la fertilización.

Según Rossi, el hallazgo deja entrever que el alcohol podría tener efectos en los estadios tempranos de la concepción, aunque, en caso de ser así, no están claros los motivos exactos de esto.

"Yo alentaría a las personas a tratar de disminuir, o incluso detener, el consumo de alcohol cuando comienzan una FIV", dijo la experta.

Tampoco se sabe si lo mismo sucedería en las parejas que buscan concebir naturalmente.

Cuando se trata de la fertilidad en general, los estudios han llegado a conclusiones controvertidas sobre el posible rol del alcohol. Algunos sugirieron que las mujeres que beben moderadamente tardarían más en quedar embarazadas que las abstemias. Otros, en cambio, no hallaron relación alguna.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, 2010