Archivo de Público
Miércoles, 22 de Diciembre de 2010

Cómo superar las fallas de la píldora en "la vida real"

Reuters ·22/12/2010 - 17:41h

Por Lynne Peeples

Los anticonceptivos orales mantienen la tasa anual de embarazos no planeados por debajo del 1 por ciento cuando se utilizan correctamente.

Pero en el mundo real, ingredientes de acción más prolongada e interrupciones mensuales más cortas entre píldoras activas ayudarían a reforzar esta forma de control de la natalidad, indica un estudio realizado en Alemania.

Cada mes, el régimen anticonceptivo típico incluye 21 días de uso de la píldora (en general, una combinación de estrógeno y progesterona) y un descanso de siete días de píldoras inactivas.

El objetivo es prevenir el embarazo mediante la inhibición de la ovulación o liberación del óvulo durante cada ciclo mensual femenino.

"Olvidar tomar las primeras píldoras activas de un ciclo es lo que más impacta en la falla anticonceptiva porque ese intervalo daría lugar al proceso de inicio de la ovulación", dijo Jurgen Dinger, del Centro de Epidemiología e Investigación en Salud de Berlín.

El equipo de Dinger estudió a más de 52.000 mujeres de Estados Unidos que habían participado del estudio llamado International Active Surveillance of Women Taking Oral Contraceptive.

Las participantes tenían unos 26 años y todas habían comenzado a tomar un nuevo anticonceptivo. Más del 80 por ciento de las mujeres ya había tomado otro contraceptivo oral.

Los autores no interfirieron en la elección del producto oral, sino que dividieron a las mujeres en tres grupos, según su nuevo régimen hormonal: 21 días de 3 mg de drospirenona (progesterona) más 30 microgramos de estradiol (estrógeno); 24 días de 3 mg de drospirenona más 20 microgramos de estradiol, u otro régimen.

El régimen de 21 días de drospirenona se comercializa como Yasmin y el de 24 días, con progesterona de acción prolongada, como Yaz. Existen versiones genéricas. Bayer Schering Pharma, que produce Yasmin, financió el estudio.

En tres años, más de 1.600 participantes quedaron embarazadas de manera no intencional; 1.400 de esas fallas anticonceptivas se debieron a un uso incorrecto de la píldora.

Las tasas de embarazos no planificados para los regímenes de 21 y 24 días con drospirenona fueron del 2,8 y el 2,1 por ciento, respectivamente, al final del primer año; y del 5,7 y el 4,7 por ciento al final del tercer año.

Las mayores de 30 años eran significativamente menos propensas que las más jóvenes a quedar embarazadas por error. Lo mismo ocurrió con aquellas con educación universitaria y con las que nunca habían tenido un hijo.

Las mujeres obesas (un cuarto del grupo estudiado) tenían un 50 por ciento más riesgo de tener una falla anticonceptiva tras considerar la edad, la educación y si ya habían tenido un hijo.

Según el equipo, bajo todas las situaciones estudiadas, el régimen de 24 días con drospirenona brindó más protección que el de 21 días con progesterona, como así también el resto de los anticonceptivos orales.

FUENTE: Obstetrics and Gynecology, online 3 de diciembre del 2010