Archivo de Público
Miércoles, 22 de Diciembre de 2010

Muchas personas en EEUU ignoran los riesgos de las camas solares

Reuters ·22/12/2010 - 16:12h

Por Alison McCook

Demasiados estadounidenses ignoran o no tienen conciencia de los peligros que implican las camas solares, según la cantidad de personas que las utilizan y el hecho de que la mayoría no acepta que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

De hecho, las camas solares también acelerarían el envejecimiento de la piel al causar arrugas. Pero, a pesar de eso, una nueva encuesta revela que el 18 por ciento de las mujeres y más del 6 por ciento de los hombres había asistido a una cama solar por lo menos una vez el último año.

"La popularidad de las camas solares es alarmante", dijo el doctor Kelvin Choi, de la University of Minnesota en Minneapolis.

Y cuando su equipo le preguntó a un subgrupo de participantes una lista de medidas que podría tomar para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel, sólo el 13 por ciento de las mujeres y menos hombres incluyeron evitar las camas solares.

Su uso fue más popular entre las jóvenes: más de una de cada tres mujeres de 18 a 24 años y una de cada cuatro de 25 a 34 años dijeron que usaban cama solar. Esto explicaría por qué cada vez a más mujeres menores de 40 años se les diagnostica cáncer de piel, apuntó Choi.

"Evitar las cabinas y las camas solares es la forma más fácil de reducir el riesgo de tener cáncer de piel", señaló el experto.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, en el 2009 se le diagnosticó la enfermedad a 1 millón de personas y casi 9.000 murieron como consecuencia de la forma rara, pero más mortal, del cáncer cutáneo, el melanoma.

Un estudio publicado este año concluyó que las camas solares elevan el riesgo de desarrollar melanoma y eso aumenta con los años. La Organización Mundial de la Salud incluye a las camas solares en la lista de sustancias carcinógenas para los humanos.

En tanto, el negocio crece con más de 5.000 millones de dólares por año y 30 millones de clientes, principalmente mujeres.

El equipo de Choi revisó las respuestas de 2.869 personas sobre el uso de camas solares durante el último año. Un tercio respondió también qué se puede hacer para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Las mujeres más jóvenes, con mayor nivel educativo, que vivían en el sur o el centro-oeste del país y utilizaban autobronceantes en aerosol fueron más propensas a utilizar las camas solares. Lo mismo ocurrió con los hombres urbanos y que usaban autobronceantes.

El hecho de utilizar autobronceantes en aerosol y cama solar llamó la atención. "No están usando los productos autobronceantes como reemplazo de la cama solar", dijo el autor.

El estudio, publicado en Archives of Dermatology, sugiere que muchas personas no se darían cuenta de los riesgos de las camas solares o considerarían erróneamente que tienen beneficios, finalizó Choi.

FUENTE: Archives of Dermatology, diciembre del 2010