Archivo de Público
Miércoles, 22 de Diciembre de 2010

Hay muchos pediatras en EEUU, pero en los lugares equivocados

Reuters ·22/12/2010 - 16:00h

Por Alison McCook

Un nuevo estudio revela que la cantidad de pediatras aumentó en los últimos años, pero que estos médicos no están bien distribuidos, lo que deja a millones de niños de Estados Unidos sin un buen acceso a la atención médica.

Los autores hallaron que, en Estados Unidos, los pediatras aumentaron un 50 por ciento desde 1996, pero que 15 millones de niños viven en regiones donde hay más de 4.000 chicos por pediatra.

En tanto, casi 1 millón de niños vive en una región estadounidense sin un pediatra local.

Esto ilustra que formar a más médicos no garantiza que todas las personas accedan mejor a la atención de la salud, apuntó el doctor Scott Shipman, del Instituto para la Política Sanitaria y la Práctica Clínica Dartmouth.

El peligro, agregó el experto, es que los niños con enfermedades que demandan un control médico regular, como el asma o la diabetes, empeoren si no tienen acceso a la atención. "Debemos ocuparnos seriamente", dijo Shipman.

Para eso, con su equipo revisó los datos geográficos de los pediatras y de los médicos de familia, que tienden a dedicarles un 15 por ciento de su tiempo a los niños. Los autores hallaron que en el 2006 había 39.000 pediatras y 83.000 médicos de familia, es decir, un médico cada 1.420 niños en Estados Unidos.

Esto variaba según el estado: el 18 por ciento de las regiones tenía un pediatra cada 1.000 niños o menos, mientras que el 15 por ciento de las regiones contaba con un pediatra cada 3.000 niños o más. Otro 1,3 por ciento de los niños vivía en zonas sin un pediatra local.

Las zonas con más de 3.000 personas por médico son consideradas "áreas carenciadas" oficialmente.

Los sitios con menos médicos tendían a ser zonas rurales, de bajos ingresos y a tener un mayor porcentaje de niños pobres, publica la revista Pediatrics.

Esa, para Shipman, es una tendencia difícil de superar porque el lugar que elige un médico para ejercer su profesión es una decisión personal. Pero existen medidas oficiales que se pueden tomar.

Por ejemplo; las facultades de medicina podrían aceptar más estudiantes de áreas rurales y otras regiones carenciadas, ya que esos alumnos tienden a volver a su lugar de origen. Y los médicos que integran las minorías, como los afroamericanos o los latinos, son más propensos a optar por atender a sus comunidades.

Además, las facultades de medicina se encuentran principalmente en las zonas urbanas, de modo que muchos médicos se gradúan sin saber qué es ejercer la profesión en otro lugar. "Debemos trabajar más para que los estudiantes conozcan esas zonas carenciadas", dijo Shipman.

Incentivos como becas o reembolsos de préstamos podrían ayudar a que más médicos se instalen en esas áreas, agregó.

Claramente, una actitud de "laissez-faire" en cuanto a la distribución geográfica no está dando buenos resultados porque muchos médicos no están seguros de poder establecerse en regiones sin tanto respaldo de otro médico o especialista como en la ciudad, o donde es más difícil encontrar un trabajo para su esposa, que también suele ser profesional.

FUENTE: Pediatrics, online 20 de diciembre del 2010