Miércoles, 9 de Enero de 2008

La autovía A-40 tendrá el 40% del trazado en servicio o en obras a finales de 2008

EFE ·09/01/2008 - 18:26h

EFE - La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, durante el acto de puesta en servicio del tramo de la autovía A-40 (Autovía de Castilla-La Mancha).

La Autovía A-40, que unirá Maqueda (Toledo) con Cuenca y se prolongará hacia Ávila y Teruel, tendrá a finales de 2008 el 40 por ciento de su trazado en servicio o en obras, según anunció hoy la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en Carrascosa del Campo (Cuenca).

Álvarez, que inauguró el tramo de la A-40 que discurre entre Horcajada de la Torre y Alcázar del Rey, en la provincia de Cuenca, destacó que, a pesar de los retrasos que ha sufrido esta autovía, "se ha recuperado el tiempo perdido", lo que permitirá poner en servicio el próximo mes el tramo Maqueda-Torrijos, en la provincia de Toledo, y otros dos tramos más a lo largo de 2008.

Explicó que la recuperación del "tiempo perdido" ha sido posible gracias a que en esta legislatura el ritmo de ejecución de la autovía se ha multiplicado por cinco, pasando del 4 al 20 por ciento anual.

A pesar de ello, el tramo Horcajada de la Torre-Alcázar del Rey, el tercero que entra en servicio, ha tenido un retraso de diez meses debido a que fue necesario modificar el proyecto inicial, ya que no contemplaba el cruce con la línea de AVE Madrid-Levante.

"Fue necesario adecuarlo a esta circunstancia, así como llevar a cabo una excavación arqueológica tras la aparición de unos restos en el trazado", puntualizó Álvarez.

No obstante, aclaró que el inicio del retraso tuvo su origen en la licitación de las obras del primer tramo de la autovía entre Cuenca y Abia de la Obispalía, ya que transcurrió casi un año desde que el Consejo de Ministros autorizó la adjudicación de la obra hasta que fue adjudicada.

Así, antes de final de 2008 estará en servicio o en obras el 40 por ciento del total de la autovía, frente al 15 por ciento que estaba en servicio o en obras cuando finalizó la anterior legislatura, insistió la titular de Fomento.

También recordó que ha sido necesario modificar el proyecto del tramo que discurre entre Alcázar del Rey y Tarancón, igualmente en la provincia de Cuenca, ya que no se contemplaba la conexión con la futura Autovía de La Alcarria y la estructura del viaducto de Paredes no cumplía los condicionantes medioambientales.

En cuanto a la prolongación de la A-40, la ministra anunció que ha iniciado la redacción del estudio informativo de la autovía que conectará Maqueda con Ávila.

A su vez, la prolongación entre Cuenca y Teruel está actualmente pendiente de declaración de impacto medioambiental, puntualizó.

La ministra de Fomento dijo que la construcción de la A-40 en su totalidad es "básica" para el Gobierno, porque comunica Castilla-La Mancha con Castilla y León y con Aragón y "encaja perfectamente en ese gran mallado que queremos construir de la red viaria en España".

El tramo de la A-40 que se ha inaugurado hoy tiene una longitud de 16,8 kilómetros y ha supuesto una inversión de algo más de 55 millones de euros, de los cuales 2,2 millones de euros han correspondido a expropiaciones.

El trazado discurre por terrenos de los municipios de Torrejoncillo del Rey, Campos del Paraíso y Alcázar del Rey y dispone de cuatro enlaces que conectan con las carreteras de acceso a las localidades de Carrascosa del Campo, Olmedilla del Campo, Valparaíso de Arriba y Valparaíso de Abajo.

Se trata de una autovía de nueva planta, salvo un tramo de algo más de 2 kilómetros en los que se desdoblado el trazado de la actual carretera N-400 (Toledo-Cuenca) al inicio del trazado, en la que hay una pendiente máxima del 3,1 por ciento.

En las obras de construcción se han excavado 4.346.000 metros cúbicos de tierras, se han realizado 3.186.762 metros cúbicos de terraplenes y rellenos, así como 384.000 metros cúbicos de explanada estabilizada para apoyo de los firmes.