Miércoles, 9 de Enero de 2008

Moratinos dice que el regreso del embajador restablece la "plena normalidad" en las relaciones

EFE ·09/01/2008 - 08:09h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (d), durante la recepción que ha mantenido con el embajador de Marruecos en España, Omar Azziman, tras su regreso después de que fuera llamado a consultas por las autoridades de su país el pasado 2 de noviembre.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha asegurado hoy que tras el regreso a Madrid del embajador marroquí, Omar Azziman, se ha restablecido la "plena normalidad" en las relaciones bilaterales entre dos países "vecinos" y "amigos" como son Marruecos y España.

Instantes antes de recibir a Azziman en la sede del Ministerio de Exteriores, Moratinos, que ha comparecido en rueda de prensa junto a su homólogo portugués, Luis Amado, ha señalado que gracias al compromiso hispano-marroquí de "trabajar juntos" y "mirar al futuro", se ha podido solucionar el "difícil momento" por el que han atravesado las relaciones entre los dos países.

Así, al haber concluido este "corto" intervalo con la reincorporación del embajador a sus funciones en Madrid, Moratinos ha subrayado que la "intensidad" de las relaciones entre España y Marruecos ha hecho posible que hoy reciba en su despacho a Azziman para comenzar a trabajar con "plena normalidad" con una agenda que permita "fortalecer" y "reforzar" los vínculos entre ambos países.

Azziman retomó esta mañana su actividad al frente de la embajada marroquí en Madrid con una reunión con sus colaboradores, después de que el Gobierno de Rabat le llamara a consultas el pasado 2 de noviembre a consecuencia de la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, cuya soberanía reivindica.

El pasado lunes, el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí anunció a través de un escueto comunicado el "inmediato" regreso de Azziman.

Esta decisión se tomó cinco días después de que Moratinos entregara en Rabat a su homólogo marroquí, Taib Fassi Fihri, una carta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para el rey Mohamed VI.

En ella Zapatero expresó al monarca alauí su deseo de que se mantuviesen las buenas relaciones existentes entre los dos países e, incluso, de que mejorasen.