Miércoles, 9 de Enero de 2008

Rabat destaca la vuelta a la normalidad con Madrid pero mantiene sus reivindicaciones

EFE ·09/01/2008 - 08:09h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (d), durante la recepción que ha mantenido con el embajador de Marruecos en España, Omar Azziman, tras su regreso después de que fuera llamado a consultas por las autoridades de su país el pasado 2 de noviembre.

El Gobierno de Marruecos destacó hoy que las relaciones bilaterales con España están volviendo a la normalidad, pero mantuvo sus reivindicaciones sobre la soberanía de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Jalid Naciri, declaró tras la reunión del Ejecutivo que la reincorporación de su emisario en Madrid, Omar Azziman, "no quiere decir que todos los problemas se hayan resuelto".

"No podemos decir que España y Marruecos estén de acuerdo sobre la cuestión de Ceuta y Melilla, pero estamos abiertos al futuro y a la necesidad de crear las condiciones para una asociación fructífera y amistosa entre los reinos de España y de Marruecos", afirmó el portavoz marroquí.

El embajador Azziman retomó hoy su actividad en Madrid, tras haber sido llamado a consultas el 2 de noviembre por orden del rey Mohamed VI, como símbolo de la irritación que provocó la primera visita oficial de los monarcas españoles a Ceuta y Melilla, cuya soberanía reclama Rabat.

El anuncio del regreso del diplomático se produjo cinco días después del viaje que el pasado jueves hizo a Rabat el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, quien entregó a su homólogo, Taib Fassi Fihri, una carta del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para el rey Mohamed VI.

En la misiva, Rodríguez Zapatero expresó su deseo de que se mantengan e incluso se mejoren las buenas relaciones existentes entre ambos países y envió al rey marroquí un mensaje de amistad, con un balance de las relaciones bilaterales en materias como la inmigración, la pesca, la política antiterrorista, la economía o las inversiones.