Archivo de Público
Martes, 21 de Diciembre de 2010

La mayoría de los detenidos el domingo en Minsk son condenados a días de arresto

EFE ·21/12/2010 - 09:57h

EFE - Una pariente de un opositor encarcelado llora ante un grupo de policías en la puerta de una cárcel en Minsk, Bielorrusia, ayer lunes 20 de diciembre. El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, fue reelegido con el 79,67 por ciento de los votos, según los resultados oficiales de los comicios celebrados el domingo, que concluyeron con violentos choques entre la policía y opositores.

La mayoría de los detenidos por los disturbios del domingo en Minsk al término de las elecciones presidenciales en Bielorrusia fueron condenados a entre 5 y 10 días de arresto, informó hoy el jefe de la policía de la capital bielorrusa, general Leonid Farmaguéi.

"En total, se dictaron resoluciones judiciales contra más de 580 personas que participaron en las acciones de la oposición en Minsk. En su mayoría se trata de arrestos administrativos de entre 5 y 10 días", dijo el jefe policial en declaraciones a la agencia rusa Interfax.

Recalcó, sin embargo, que los instigadores de los disturbios afrontan procesos penales.

Farmaguéi indicó que la policía dejó en libertad a muchos de los detenidos, entre ellos "a los menores y los padres de dos o más hijos".

"También quedaron en libertad varios ciudadanos de otros países, incluidos periodistas", agregó.

La víspera, el presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, que según los datos oficiales fue reelegido con el 79,67 por ciento de los votos, defendió la actuación de la policía contra la "barbarie opositora".

Las fuerzas de seguridad "defendieron al país y al pueblo de la barbarie y la destrucción. Lo que intentaron organizar ayer (el domingo) en Minsk no es democracia, sino bandidaje", afirmó el jefe del Estado.

Tras el cierre de los colegios electorales, miles de manifestantes se congregaron en el centro de la capital bielorrusia para denunciar que hubo fraude e intentaron asaltar la sede del Gobierno, pero fueron repelidos por las fuerzas policiales.