Miércoles, 9 de Enero de 2008

Habrá tercera parte de 'Los pilares de la tierra'

El escritor Ken Follett ha presentado en la catedral de Vitoria la segunda parte de su novela, bajo el título 'Un mundo sin fin'.

EFE ·09/01/2008 - 08:19h

EFE / DAVID AGUILAR - El novelista galés Ken Follett en la catedral de Vitoria.

El escritor Ken Follett ha explicado su fórmula para enganchar al lector, que consiste en que sus personajes "conforme resuelven un problema surge otro, y eso hace que los lectores pasen página".

Follett ha presentado hoy en la catedral de Vitoria Un mundo sin fin, la secuela de Los pilares de la tierra, que ha arrasado estas Navidades en las librerías, con 700.000 ejemplares impresos en España, que en febrero llegarán al millón.

Dieciocho años después de que se editara este best seller, ambientado en la Edad Media y que describe los avatares que sufren los ciudadanos de Kingsbridge ante la construcción de una nueva catedral, Follett asegura que se ha "arriesgado" a escribir esta segunda parte porque los lectores se lo pedían y está "encantado" con el resultado que se refleja en las cifras de ventas.

"Sí, me preocupaba poder mantener el mismo nivel de Los Pilares de la tierra en Un mundo sin fin. Además ésta última ocupa un lugar privilegiado en el corazón de muchos lectores, que han sido capaces de leerlo varias veces y de considerarlo el mejor libro de sus vidas", reconoció el autor.

El argumento de Un mundo sin fin transcurre 200 años después de lo acaecido en Los pilares de la tierra y muchos de los personajes de este nuevo volumen son descendientes de aquellos otros que se afanaron por construir una nueva catedral, en medio de las luchas internas de la nobleza y el clero.

En esta nueva entrega, que tendrá continuación pero todavía no sabe cuándo, según anuncio hoy el autor, también existen luchas internas en el Priorato de Kingsbridge, nobles que sólo ansían el poder y el dinero, amores imposibles, mujeres rebeldes y hombres "honestos" que buscan el bien de la comunidad.

Entre los personajes destaca Caris, una mujer independiente y valiente que busca tener un futuro curando a los enfermos, a pesar de las reticencias sociales, y que prefiere mantener una relación con su amado, Merthin, a casarse y 'depender' de él para toda la vida. "No creo que Caris sea un anacronismo", aseguró Follett, "porque siempre han existido mujeres rebeldes y fuertes que querían librarse de la imposición de los hombres. Y esos son los personajes sobre los que merece la pena escribir".

Catedral de ejemplares de 'Un mundo sin fin'Como construir una catedral 

Su relación con Vitoria deriva de que Follett se ha inspirado en el deterioro de la catedral alavesa para ambientar parte de la novela. En este templo concedió varias entrevistas, en las que ha explicado que "lo importante para mí es tener siempre un problema nuevo y fresco que aparezca para cada personaje de la historia. Conforme resuelven un problema surge otro, y eso hace que los lectores pasen página, se vean inmersos en el mundo de la historia y se olvidan del mundo real en el que viven".

Para escribir sus novelas, un proceso que equipara con la construcción de catedrales, Follett comienza haciendo un resumen de la historia: "La trama es lo más importante. Algunos autores empiezan por los personajes, piensan en dos o tres y se imaginan lo que sucedería si se reunieran, la historia surge de los personajes, pero la mayoría de los escritores populares funcionamos al revés: pensamos en una historia, una idea, y luego pensamos en qué ha sucedido antes y después y quienes son estas personas, lo que quieren y desean, y así crece la historia".

Así, antes de escribir cada libro, "escribo unas cincuenta o sesenta páginas de resumen, en eso tardo un año. Una vez que estoy satisfecho y la editorial también, empiezo con el capítulo número uno".

No le importa demasiado la documentación: "no se tarda tanto tiempo como uno podría pensar. Hay que leer mucho, a veces entrevisto a personas, en una historia medieval me fijo en edificios medievales, pero tardo unas seis semanas al año en hacer la investigación; es la parte más divertida, es mucho más fácil que escribir, por eso a la mayoría de los escritores les encanta la investigación".

Mujeres fuertes 

Lo que sí es imprescindible en sus novelas es una mujer fuerte, ya que cada uno de sus libros tiene una heroína. Follett rememora que "esto empezó en El ojo de la aguja, y disfruté porque entonces era muy raro que un thriller tuviera a la mujer como la heroína: disfruté escribiéndolo y a los lectores les encantó, así que he seguido con esta fórmula".

En cambio, la crítica que se ha hecho a Un mundo sin fin es que su heroína, Caris, es una feminista demasiado avanzada para la época. Follet replica que "en todas las épocas de la historia hay gente que se rebela frente a las limitaciones de la sociedad. En la Edad Media había mujeres que se negaban a aceptar el papel que tenían que desempeñar y se convirtieron en prioras o comerciantes por toda Europa. Eran una minoría, es cierto, pero siempre había alguna rebelde, y esas son las personas sobre las cuales se escriben historias, porque son las más interesantes".

Caris es la reformista, porque Un mundo sin fin "se fija en un periodo de cambios radicales debido a la peste negra en la Edad Media. Así que gran parte del argumento dramático, del conflicto entre los personajes procede de su respuesta al cambio. La medicina está en vías de cambio, la población ha caído, las relaciones entre trabajadores y patronos cambian: la trama es el cambio y cómo lo abordan distintos personajes".

La figura conservadora la representa el prior Godwyn, que "es un poco desagradable. Todo el mundo que lee el libro cree que Godwyn está basado en el político que ellos odian. Él tiene muchos de los fallos de los malos políticos".

Follet reconoce que es complicada la adaptación de Los pilares de la tierra y Un mundo sin fin al cine, porque "son demasiado largos para un largometraje, pero quizás espero que se conviertan en una serie televisiva. De todos modos, nunca he entendido a Hollywood, he decidido hace muchos años centrarme en la escritura de buenos libros: si Hollywood los compra, estupendo, si no, no me preocupo demasiado del tema".