Miércoles, 9 de Enero de 2008

La construcción de viviendas caerá un 20% en dos años, según UBS

EFE ·09/01/2008 - 15:58h

EFE - El fuerte peso del sector de la construcción de viviendas en la economía española, fuente del gran crecimiento del país en los últimos tiempos, seguirá dañándola en los próximos años en un contexto de caída de precios, según Merrill Lynch.

La construcción de viviendas caerá un 20 por ciento entre el 2007 y el segundo semestre del 2009, en medio de una desaceleración progresiva en ese sector durante todo el periodo, según el banco suizo UBS.

La reducción en la construcción de viviendas será de más del 10 por ciento este año, en el que probablemente ya caigan los precios, "y si no caerán en el 2009", según el director de estrategia de banca privada de UBS en España, Roberto Ruiz.

A su juicio, lo mejor que le puede pasar a la economía española es que caiga el precio de la vivienda y no el volumen, sobre todo porque existe una demanda insatisfecha que no puede comprar viviendas por los altos precios.

Las previsiones de crecimiento de la economía española de UBS son "claramente inferiores a las que maneja el Gobierno", según Ruiz, ya que esperan un incremento del 2,2 por ciento para el 2008 y del 1,6 por ciento para el 2009, debido al ajuste inmobiliario, frente a un crecimiento de en torno al 3 por ciento que espera el Gobierno.

La construcción residencial se desacelerará y frenará el consumo debido a las menores rentas y al encarecimiento de los alimentos y la energía.

UBS calcula que el Estado español entrará en un ligero déficit en el 2009, frente al superávit actual, y la Seguridad Social recaudará menos fondos debido a un número menor de cotizantes.

De hecho, la entidad cree que el paro se acercará al 10 por ciento en el 2009, casi dos puntos más que el último dato conocido, del 8,03 por ciento en el tercer trimestre del 2007.

Ruiz señaló que la inflación continuará en niveles del 4 por ciento durante algunos meses (en noviembre fue del 4,3 por ciento) e incluso podría alcanzar el 4,5 por ciento, para terminar el año en torno al 3 por ciento.

Para el petróleo UBS estima una media anual de 80 dólares mientras que considera que el euro está sobrevalorado respecto al resto de divisas.

Así, su opinión es que un euro costará entre 1,30 y 1,40 dólares al final del año, frente a los 1,467 dólares que se están pagando hoy, algo menos que el récord de 1,497 dólares de finales del pasado noviembre.

Para el banco suizo, Estados Unidos probablemente esté en recesión algunos de los dos primeros trimestres del año, pero, a su juicio, luego se recuperará y terminará el año con un crecimiento económico del 1,8 por ciento, frente a la previsión de un 2 por ciento en el 2007.

Según el experto de UBS, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) bajará los tipos todo lo que sea necesario para evitar la recesión y empezará con una reducción de 25 puntos básicos el próximo 30 de enero, para dejar el precio del dinero en el 4 por ciento.

Ruiz dijo que las mejores expectativas de crecimiento en la renta variable este año estaban en la zona euro y Estados Unidos, mientras que mantenía Japón y los países emergentes en una posición neutral. En Latinoamérica, el país preferido de UBS para invertir es Brasil.