Miércoles, 9 de Enero de 2008

El fuerte peso de la vivienda dañará la economía de España varios años, según Merrill Lynch

EFE ·09/01/2008 - 15:58h

EFE - El fuerte peso del sector de la construcción de viviendas en la economía española, fuente del gran crecimiento del país en los últimos tiempos, seguirá dañándola en los próximos años en un contexto de caída de precios, según Merrill Lynch.

El fuerte peso del sector de la construcción de viviendas en la economía española, fuente del gran crecimiento del país en los últimos tiempos, seguirá dañándola en los próximos años en un contexto de caída de precios, según Merrill Lynch.

En una presentación ante los medios en Madrid, el director de gestión de riquezas de Merrill Lynch, Gary Dugan, señaló que el precio de la vivienda "ya está cayendo", pese a que la información oficial diga que los precios están planos.

Añadió que los bancos no están prestando dinero para hipotecas al mismo ritmo que hace unos meses y están apresurando a las empresas para que les devuelvan deuda.

A su juicio, esa situación creará problemas en España este año y afectará incluso a las principales empresas españolas, aunque dijo que los bancos españoles están bien provisionados para esquivar la crisis.

El experto del grupo financiero estadounidense aconsejó un recorte de impuestos al Gobierno, dadas las previsiones de que el Banco Central Europeo no bajará los tipos de interés a corto plazo, al menos hasta verano.

Explicó a Efe que un crecimiento de en torno a un 2,5 por ciento en el 2008, como prevén y pese a ser un crecimiento importante, dará una mala impresión tras años de subidas por encima de esa cifra.

Agregó que los precios de los alimentos seguirán subiendo debido al encarecimiento de las materias primas de la agricultura como el trigo, cuyo uso para los biocombustibles reduce la oferta e impulsa los precios.

Gary Dugan señaló que los problemas en la economía mundial son peor de lo que se esperaba, pero que esa situación permite que existan importantes oportunidades de inversión en el mundo, especialmente en Japón y Estados Unidos, gracias a los descuentos que han vivido algunos sectores como el inmobiliario y a la debilidad del dólar en el segundo caso.

Aseguró que la recesión en Estados Unidos ya es una realidad y que probablemente el crecimiento en ese país sea negativo los dos primeros trimestres del año para luego mejorar y terminar el año con un ascenso del 1,4 por ciento.

El experto de Merrill Lynch indicó que el precio del petróleo costaría en el 2008 una media de 82 dólares el barril, frente a los 73 del 2007, de modo que debería abaratarse en los próximos meses desde los 96 dólares actuales del West Texas (EEUU) y del Brent (Europa).

Dugan explicó que la demanda de crudo de países emergentes de Oriente Medio y Asia, que impulsan los precios y los mantienen altos, no se ha reducido pese al encarecimiento del oro negro debido a que está subvencionado por los Gobiernos de sus países a partir de ciertos precios.