Archivo de Público
Viernes, 17 de Diciembre de 2010

AINE son más seguros que opiáceos para los adultos mayores

Reuters ·17/12/2010 - 17:36h

Por Alison McCook

Los opiáceos son más seguros que los AINE para los adultos mayores, revela un estudio publicado en Archives of Internal Medicine.

Mientras que los antiinflamatorios no esteroides (AINE) elevan el riesgo de sangrado y otros problemas, los autores hallaron que los pacientes mayores tratados con opiáceos tenían una mayor frecuencia de fracturas, problemas cardiovasculares, hospitalizaciones y muerte.

Y aunque los médicos aseguran que los opiáceos tienen los mismos riesgos, el equipo del doctor Daniel Solomon, del Brigham and Women's Hospital, en Boston, halló diferencias.

"Las personas creen que los opiáceos son más seguros, pero nuestros datos sugieren lo contrario", dijo Solomon a Reuters Health.

Irónicamente, los médicos siempre recetaron opiáceos en lugar de analgésicos menos poderosos sin preocuparse por los efectos adversos.

Cuando se descubrieron los inhibidores selectivos de la COX-2, se esperó reducir el riesgo de úlceras en usuarios crónicos de AINE. Pero la mayoría de esos fármacos tuvo problemas de seguridad a los pocos años de su aprobación y sólo Celebrex (celecoxib) de Pfizer está en el mercado de Estados Unidos.

El nuevo estudio sugiere que los opiáceos no serían más seguros, sino más dañinos.

El equipo de Solomon analizó datos de 4.280 adultos mayores tratados con opiáceos por el dolor causado por la artritis, de 4.280 pacientes similares tratados con AINE de venta libre (ibuprofeno) y de 4.280 mayores tratados con un inhibidor de la COX-2.

La edad promedio era 80 años; el 85 por ciento era mujer y ninguno había estado en un hogar de cuidados.

La incidencia de los problemas cardiovasculares por cada 1.000 personas al año fue de 77 en los usuarios de analgésicos de venta libre, de 88 en los usuarios de los inhibidores de la COX-2 y de 122 en los usuarios de opiáceos.

La incidencia de las fracturas, también por cada 1.000 personas al año, fue de 26 en los usuarios de AINE no selectivos, de 19 en los usuarios de inhibidores de la COX-2 y de 101 en los que tomaban opiáceos.

Este último grupo y los usuarios de AINE de venta libre eran similarmente propensos a tener sangrados gastrointestinales, mientras que los usuarios de los inhibidores de la COX-2 tuvieron la mitad de posibilidad de sufrir esa complicación.

A diferencia de los usuarios de AINE, los de opiáceos eran un 68 por ciento más propensos a ser hospitalizados, mientras que los usuarios de los inhibidores de la COX-2 no tenían tanto riesgo de sufrir esa complicación.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 2010