Archivo de Público
Viernes, 17 de Diciembre de 2010

AstraZeneca sacudido por fracaso Brilinta ante regulador EEUU

Reuters ·17/12/2010 - 12:24h

Por Ben Hirschler

El medicamento para el corazón de AstraZeneca llamado Brilinta no logró recibir la aprobación de los reguladores estadounidenses, postergando al nuevo producto diseñado para enfrentar a Plavix, el segundo fármaco mundial en ventas.

La farmacéutica dijo el viernes que había recibido la llamada carta de respuesta completa de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés), requiriendo análisis adicionales de la información de las pruebas clínicas, aunque no estudios adicionales.

Existía la convicción generalizada en el mercado de que el 16 de diciembre la FDA daría luz verde al fármaco, especialmente porque el plazo final para que la agencia entregase su veredicto ya había sido pospuesto una vez desde el 16 de septiembre.

Las acciones de Astrazeneca, que se habían elevado en las última sesiones a sus máximos desde finales de octubre, retrocedieron y caían un 5 por ciento a 2.995 peniques a las 0949 GMT.

El analista Mark Clark del Deutsche Bank dijo que el revés retrasaría y minaría la confianza en el potencial del fármaco en Estados Unidos, donde se esperaba que las ventas de Brilinta contribuyesen con cerca de un 10 por ciento a las ganancias por acción del grupo para el 2015.

para compensar la expiración de las patentes de algunas de sus medicamentos de mejor venta, como el tratamiento para la acidez Nexium y Seroquel, para la esquizofrenia.

Observadores del mercado han estimado un máximo para las ventas anuales de Brilinta de 2.000 millones de dólares o más.

Pero los analistas ahora calculan, en el mejor de los casos, una demora en Estados Unidos de cerca de nueve meses, por lo que esas cifras se ven vulnerables y es poco probable que se cumplan las expectativas para el 2011.

Las actuales previsiones de consenso de Thomson Reuters Pharma apuntan a ventas para Brilinta de 181 millones de dólares el año próximo. Esa cifra será difícil de alcanzar sin las primeras ventas para Estados Unidos, dado que la mayoría de los lanzamientos europeos sólo se producirán en el segundo semestre del 2011.

El anticoagulante es competidor de Plavix, de Sanofi-Aventis y de Bristol-Myers Squibb, el segundo fármaco más vendido del mundo, con ventas el año pasado de más de 9.500 millones de dólares.