Miércoles, 9 de Enero de 2008

Uno de cada 5 escolares no come tomate y un tercio tampoco prueba las espinacas

EFE ·09/01/2008 - 14:13h

EFE - Manojo de espinacas en un mercado de Madrid.

El 32% de los escolares españoles de entre 8 y 11 años no ha probado nunca las espinacas, el 23% no sabe qué gusto tiene un tomate y el 15% no ha comido jamás una naranja, según ha revelado hoy la Fundación Dieta Mediterránea, que promueve talleres de cocina en los colegios.

Estos son algunos de los resultados de las encuestas realizadas por los alumnos que han participado en estos talleres, 25.000 en toda España y 2.500 de ellos en Barcelona, donde se puso en marcha esta experiencia hace dos años.

Tras elaborar un plato sencillo en su colegio siguiendo las pautas dadas por monitores especializados, los escolares rellenaban una encuesta sobre su experiencia, de la que se han extraído datos sobre los alimentos que nunca antes habían probado en casa.

Así, el 31,9% afirma que jamás había probado las espinacas, el 22,93% no se había comido un tomate y el 22,75% tampoco sabía qué gusto tenía un espárrago.

Otros alimentos también bastante desconocidos entre los escolares son la cebolla (el 16,33% no la había probado nunca), la naranja (14,77%), las aceitunas negras (21,43%), la zanahoria (15,87%), los piñones (26,58%) y el atún en conserva (22,66%).

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Sensat, se ha mostrado preocupado hoy, durante la presentación de estos datos a la prensa, por el alto porcentaje de niños que admite no haber probado antes alimentos de la importancia del tomate o la naranja.

Sensat ha recordado que una alimentación rica en frutas y verduras es básica, junto a la práctica del ejercicio físico, para tener una buena salud, y ha subrayado la necesidad de convencer a los padres de la importancia de la dieta.

Para promover una dieta saludable, la Fundación Dieta puso en marcha hace dos años los talleres infantiles de cocina en las escuelas durante la jornada escolar para enseñar a los menores a identificar los alimentos más importantes.

Hasta el momento, han participado ya en ellos unos 25.000 niños de entre 8 y 11 años de Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha y Aragón, aunque se espera extender los talleres en los próximos meses hasta conseguir que pasen por ellos un millón de niños de toda España.

El plato que elaboran los niños en los talleres es una "ensalada del bosque mediterráneo" que se compone de espinacas, espárragos, tomate, cebolla, naranja, aceitunas negras, zanahoria, piñones, atún en conserva y una salsa vinagreta elaborada con aceite de oliva, vinagre y mermelada de frambuesa.

Tras los talleres, los niños se llevan a casa un maletín con material didáctico que incluye un libro con cincuenta recetas de la dieta mediterránea con el objetivo de concienciar a los padres de la necesidad de seguir estas pautas de alimentación.

Las escuelas, a través de las Ampas, también convocan conferencias a las que invitan a asistir a los padres, conscientes de que cualquier cambio real de hábitos en la alimentación debe empezar en casa.