Miércoles, 9 de Enero de 2008

Bush preocupado por la paz israelo-palestina e Israel por la "amenaza iraní"

EFE ·09/01/2008 - 08:23h

EFE - Imagen de archivo del presidente israelí, Simón Peres.

El presidente de EEUU, George W. Bush, llegó hoy en su primera visita a Israel para impulsar la negociación de paz con los palestinos, pero el supuesto plan de Irán de acceder al armamento atómico es lo que más preocupa al Estado Judío.

El "triunvirato" formado por el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y sus titulares de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, y Defensa, Ehud Barak, expondrán en ese sentido a Bush lo que saben sobre el asunto en un intento de neutralizar la impresión de los servicios secretos de EEUU de que el régimen de Teherán ha abandonado su plan nuclear.

Según la prensa local, "la amenaza iraní" centrará ya la primera reunión política que el presidente de EEUU celebra hoy con el jefe de Estado israelí, Simón Peres, quien precederá al "triunvirato" en la tarea de concienciar a Bush de la inquietud que siembra en Israel el presunto proyecto armamentístico del régimen de los ayatolás.

El asunto será tratado después por Olmert, Livni y Barak a puerta cerrada con Bush, paralelamente al actual proceso de negociación para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos, que parece haberse convertido en la máxima prioridad en política exterior del presidente estadounidense en su ultimo año de mandato.

No es aventurado pensar que, en ese contexto, Bush pueda extraer concesiones de Israel a favor de los palestinos a cambio de una política más firme de Washington respecto de Irán, que en Israel se tiene la presión que se ha relajado después del reciente informe de la inteligencia estadounidense que apuntaba en el sentido de que Irán ha dejado de lado la ambición de acceder a las armas atómicas.

Fuentes del Gobierno israelí citadas esta mañana por la radio pública explicaron la importancia de las conversaciones que se tengan en ese ámbito con Bush, en la media en que Irán, un país islámico, se ha convertido en el mayor enemigo potencial del Estado Judío desde que su presidente, Mahmud Ahmadineyad, afirmara que "es necesario borrar a Israel del mapa".

En contra de los expertos estadounidenses, los israelíes piensan que la conclusión de la inteligencia estadounidense no es cierta y que Ahmadineyad continúa con sus planes nucleares.

En los últimos diez días antes de la llegada de Bush, jefes y oficiales superiores de los organismos secretos de seguridad israelíes, entre estos del Mosad y del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, han informado a Olmert sobre el resultado de sus investigaciones sobre los presuntos planes atómicos de Teherán.

Se trata de una información preciosa para los dirigentes israelíes, que podrán enseñar así a su huésped fotografías, vídeos y otros documentos para apuntalar sus argumentos a fin de impulsar las sanciones de la comunidad internacional contra Teherán.

Israel, que es la única potencia atómica en Oriente Medio con -según medios de prensa especializados- más de 200 artefactos nucleares para sus misiles balísticos, aviones y submarinos, "no puede tolerar que Irán consiga ese tipo de armas", no se ha cansado de declarar Olmert en distintas ocasiones.