Archivo de Público
Miércoles, 15 de Diciembre de 2010

Ejercicio diario ayuda a reducir riesgo de obesidad en adultez

Reuters ·15/12/2010 - 14:30h

El ejercicio diario durante un período de 20 años ayuda a disminuir significativamente el aumento de peso a mediana edad, aunque eso no es suficiente para mantener totalmente alejados los kilos de más en la adultez, informaron investigadores estadounidenses.

Un estudio de 20 años de duración reveló que las personas que mantenían un elevado nivel de actividad física eran menos propensas que otras a aumentar de peso y que en las mujeres esa ventaja era más notoria que en los hombres.

Pero incluso los participantes más activos sucumbieron a los efectos de una desaceleración en el metabolismo que acompaña al ingreso en la mediana edad.

"Es difícil evitar el aumento de peso a medida que se envejece. Nuestra tasa metabólica se desacelera. Desarrollamos condiciones o tenemos estilos de vida que hacen más difícil mantener un alto nivel de actividad", dijo la doctora Arlene Hankinson, de la Northwestern University.

"El estudio refuerza la idea de que todos necesitan hacer de la actividad regular parte de su estilo de vida a lo largo de los años. No muchas personas realmente lo hacen", señaló en un comunicado la autora de la investigación publicada en Journal of the American Medical Association.

Hankinson y colegas estudiaron los niveles de actividad física en 1.800 mujeres y casi 1.700 hombres que formaban parte de una investigación sobre riesgo cardíaco en adultos jóvenes.

"Queríamos ver si los niveles de actividad de las personas durante su juventud eran suficientes para ayudarlos a mantener el peso en la mediana edad o si necesitaban subir la apuesta inicial", explicó la experta.

El equipo halló que las personas con mayores niveles de actividad -definidos como 150 minutos de ejercicio moderado o vigoroso por semana- se beneficiaban más de sus años de trabajo duro.

Las mujeres con los mayores niveles de actividad aumentaban un promedio de casi 6 kilos menos que otros participantes.

Los hombres del grupo con más nivel de ejercicio subían alrededor de 3 kilos menos que sus pares con baja cantidad de actividad, posiblemente porque los varones suelen sobreestimar sus niveles de ejercicio, indicaron los autores.

La actividad elevada en el estudio incluyó el ejercicio recreativo como jugar baloncesto, correr o caminar rápido; una clase de ejercicio; o una actividad cotidiana como ser ama de casa o trabajar en la construcción.