Miércoles, 9 de Enero de 2008

El Gobierno de Kenia rechazó las acusaciones de fraude electoral

EFE ·09/01/2008 - 13:03h

EFE - Una granja es incendiada a las afueras de Eldoret (Kenia) ayer. El líder opositor keniata, Raila Odinga, rechazó mantener conversaciones con el presidente Mwai Kibaki lo que empaña las esperanzas para llegar al fin de los brotes de violencia que han provocado hasta el momento unas 500 muertes.

El Gobierno de Kenia rechazó hoy las acusaciones de fraude electoral lanzadas por el Colegio de Abogados del país y el opositor Movimiento Democrático Naranja (ODM) de Raila Odinga, al considerarlas irresponsables.

El portavoz del Ejecutivo, Alfred Mutua, difundió un comunicado de prensa en el que deploró las acusaciones lanzadas el martes por el Colegio de Abogados, que denunció las maniobras orquestadas por el presidente del país, Mwai Kibaki, para ganar las elecciones generales del pasado 27 de diciembre.

El Colegio de Abogados de Kenia "no debería tomar parte en un debate del que no sabe gran cosa puesto que no estaba presente durante el proceso de recuento", afirmó Mutua en el comunicado.

El Gobierno keniano opina que la asociación de letrados "tiene que permanecer ajena a la política y actuar con responsabilidad a la hora de emitir opiniones sobre la legalidad de cualquier asunto".

En cuanto a la oposición, en el comunicado del gobierno se acusa al ODM de presentar muchas contradicciones en su línea de conducta ya que, según dice, "primero hace llamamientos para que se restablezca la paz en Kenia y luego convoca manifestaciones ilegales".

El Gobierno añade que está investigando todos los actos violentos cometidos en las dos últimas semanas y expresó su extrañeza de que "todas las víctimas de los ataques perpetrados son kikuyus".

Los kikuyus son la etnia más numerosa de Kenia y a la que pertenece el presidente Kibaki.

"De ser así", prosigue el comunicado, "entraríamos en la órbita de la justicia internacional por tratarse de crímenes contra la humanidad y genocidio".