Miércoles, 9 de Enero de 2008

Bush dice que existe "una nueva oportunidad para la paz" a su llegada a Israel

EFE ·09/01/2008 - 08:23h

EFE - Imagen de archivo del presidente israelí, Simón Peres.

El presidente de EEUU, George W. Bush, dijo hoy que existe una "nueva oportunidad para la paz" en Tierra Santa a su llegada al aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, con lo que inició su primera visita a Israel y Cisjordania desde que está en la Casa Blanca.

Bush bajó en solitario del Air Force One, el avión presidencial, pues su esposa, Laura, se quedó en Washington.

En la pista de aterrizaje el presidente estadounidense fue recibido por el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, y el presidente del país, Simon Peres, así como por mandos militares israelíes y una guardia de honor.

"Me alegro de estar aquí", dijo Bush mientras saludaba a los mandatarios, diplomáticos y líderes eclesiales de las diferentes religiones que comparten la custodia de los lugares santos.

Bush pasará tres días en Israel y Cisjordania, en un intento de dar un impulso adicional a las negociaciones de paz que él mismo relanzó en la conferencia de Annapolis en noviembre pasado.

"Vemos una nueva oportunidad para la paz en Tierra Santa", dijo Bush en una breve declaración en el aeropuerto.

El dirigente destacó que a Estados Unidos e Israel les une una "fuerte alianza", la cual "garantiza la seguridad de Israel como un Estado judío".

Bush indicó que el tema principal de sus encuentros será "el deseo de tener seguridad, libertad y paz en todo Oriente Medio".

El mandatario estadounidense dedicará el día de hoy a reuniones con Olmert y Peres, quienes están particularmente interesados, según fuentes israelíes, en tratar el tema de Irán, que tanto Israel como Estados Unidos consideran una amenaza para la estabilidad de la región.

Peres recalcó a Bush esa preocupación en una declaración en la que habló de Irán incluso antes de referirse a las negociaciones de paz con los palestinos.

"Aceptamos -le dijo a Bush- su recomendación de no subestimar la amenaza de Irán. Irán no debería subestimar nuestra determinación de defendernos", amenazó el jefe de estado israelí.

Por su parte, Olmert recalcó que el vínculo entre Israel y Estados Unidos es "indestructible" y calificó a Bush como "un amigo personal y confidente".

Olmert y Bush darán una rueda de prensa conjunta a las 15.55 GMT en la Casa Agion, la residencia del primer ministro, en Jerusalén Occidental.

Banderas estadounidenses adornan algunas de las avenidas céntricas de la ciudad, donde el Gobierno israelí ha desplegado un dispositivo de seguridad extraordinario.

Las calles en torno al hotel Rey David, reservado enteramente para Bush, su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el resto de la delegación estadounidense, están cortadas al tráfico y a los transeúntes.

Más de 10.000 efectivos se ocupan de la seguridad de la delegación estadounidense en Jerusalén, mientras que otros 4.000 estarán desplegados en Ramala, donde Bush se reunirá mañana con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y otros líderes palestinos.

La red terrorista Al Qaeda instó a sus seguidores en un vídeo divulgado en vísperas del viaje a que atenten contra Bush durante su gira por Oriente Medio.

Bush viajará el viernes por la tarde a Kuwait, y de ahí continuará a Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Egipto. Regresará a Washington el próximo día 16.

Antes de entrar ayer, martes, en el Air Force One, el avión presidencial, Bush afirmó que un objetivo de su gira es dar garantías a los países del Golfo Pérsico de que Estados Unidos está decidido a mantener su seguridad.

Su Gobierno quiere reforzar los lazos con esos países como una forma de aislar a Irán.