Archivo de Público
Viernes, 10 de Diciembre de 2010

Pfizer retira fármaco pulmonar luego de registrar dos muertes

Reuters ·10/12/2010 - 18:57h

Por Ransdell Pierson y Toni Clarke

Pfizer Inc está retirando voluntariamente de la venta su fármaco para tratar una condición pulmonar grave y finalizará estudios actualmente en marcha sobre la píldora después de que se la relacionara con un tipo de daño hepático potencialmente mortal.

La Agencia Europea de Medicamentos señaló el viernes en su sitio de internet que el fármaco de ventas modestas para tratar la hipertensión arterial pulmonar, llamado Thelin, fue retirado del mercado debido a "nueva información sobre dos casos de lesión hepática fatal".

El portavoz de Pfizer Curtis Allen indicó que Thelin, que no se comercializa en Estados Unidos, está siendo retirado voluntariamente de la venta en Europa, Canadá y Australia después de ser vinculado con una nueva complicación en el hígado "que se produce rara vez y de manera impredecible en los pacientes".

"La decisión se basó en una revisión de información de seguridad y reportes post-marketing", dijo Allen, haciendo referencia a informes de médicos que prescribieron la medicación.

Thelin y las medicinas similares ya portan advertencias por un aumento en las enzimas hepáticas, un indicador de posible daño en el hígado. Pero el nuevo riesgo de Thelin ahora sugiere que los peligros de su consumo superan a los posibles beneficios, explicó Allen.

Pfizer, el mayor laboratorio del mundo y cuyo presidente ejecutivo Jeffrey Kindler renunció repentinamente el domingo, no obtuvo aprobación en Estados Unidos para la venta de Thelin entre los pacientes con hipertensión arterial pulmonar.

Las personas con esa condición tienen presión elevada en las arterias y venas pulmonares, lo que provoca falta de aire y otros síntomas que pueden generar insuficiencia cardíaca y muerte prematura.

Alrededor de 1.100 pacientes han tomado Thelin desde su introducción en Europa en el 2006 y en Australia y Canadá en el 2007.

En el 2008, Pfizer pagó 195 millones de dólares a la compañía que desarrolló el producto, Encysive Pharmaceuticals, aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos rechazó reiteradamente el fármaco por falta de eficacia.