Archivo de Público
Viernes, 10 de Diciembre de 2010

Estudio desmiente que cambios meteorológicos disparen la migraña

Reuters ·10/12/2010 - 17:57h

Por Amy Norton

Muchas personas que padecen migrañas creen que ciertos cambios del tiempo gatillan sus síntomas, pero un nuevo estudio no halló pruebas sólidas.

"Lo más probable es que el tiempo esté sobreestimado. La gente busca explicaciones causales de sus ataques de migraña, pero el recuerdo suele estar sesgado", dijo el doctor Christian Wober, de la Universidad Médica de Viena.

Los resultados, publicados en la revista Cephalalgia, se suman a un conjunto contradictorio de investigaciones.

Un estudio publicado en la revista Neurology en el 2009, por ejemplo, reveló una correlación entre los cambios del tiempo y las consultas de emergencias por migrañas y otras cefaleas en un hospital de Boston. Por cada 12 grados centígrados más de temperatura, la posibilidad de necesitar atención por migrañas y cefaleas no migrañosas crecía un 7,5 por ciento.

Del mismo modo, el riesgo de sufrir cefaleas no migrañosas aumentaba durante los dos o tres días posteriores a una caída de la presión atmosférica. La baja presión genera nubes y tormentas, mientras que la alta presión permite disfrutar de un cielo despejado.

Pero muchos otros estudios, incluido el actual, no pudieron hallar una relación clara entre el tiempo y las migrañas.

En el nuevo estudio, un equipo de Austria le pidió a 238 adultos con migraña que llevaran un "diario de cefaleas" durante tres meses.

Cada día, los participantes anotaron si habían tenido dolor de cabeza y los síntomas. Además, calificaron su exposición a varios factores potencialmente asociados con la migraña, incluidas siete preguntas sobre las condiciones meteorológicas.

El equipo utilizó datos de un instituto meteorológico de Viena para medir objetivamente la relación entre los síntomas de los participantes y los cambios diarios del tiempo durante los tres meses de estudio.

A primera vista, los participantes parecían tener alto riesgo de sufrir un ataque migrañoso los días con baja velocidad del viento.

También se identificó una relación entre las variaciones diarias de la duración de la luz solar y el riesgo de tener migraña. Pero, estadísticamente, todo eso podría atribuirse al azar.

Además, surgieron muchas diferencias entre las percepciones que los participantes habían tenido del tiempo un día determinado y lo que reflejaba los datos meteorológicos.

Los resultados, junto con los de algunos estudios previos, indican que los factores meteorológicos tienen una importancia "muy limitada" en la aparición de las migrañas, resumió Wober.

Entonces, ¿queda cerrado el estudio de la relación tiempo-migraña? Probablemente no.

"No podemos concluir definitivamente que el tiempo no influye para nada en la migraña", dijo Wober, según los resultados contradictorios de los estudios previos.

El doctor Kenneth J. Mukamal, autor principal del estudio del 2009 sobre la relación entre las variables meteorológicas y las consultas de emergencia, indicó que ambos estudios eran metodológicamente distintos.

FUENTE: Cephalalgia, online 26 de noviembre del 2010