Archivo de Público
Lunes, 6 de Diciembre de 2010

Lundbeck dice fármaco clobazam es efectivo contra convulsiones

Reuters ·06/12/2010 - 15:07h

Por John Acher

El laboratorio danés H Lundbeck informó que obtuvo resultados positivos en el ensayo en Fase III de su fármaco clobazam para el tratamiento de las convulsiones asociadas con el síndrome de Lennox-Gastaut (SLG).

El SLG es una forma rara y severa de epilepsia y Lundbeck reiteró que espera presentar para fin de año un nuevo pedido de autorización del clobazam como tratamiento adyuvante para la esta enfermedad a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

El Clobazam forma parte de los esfuerzos de Lundbeck por desarrollar nuevos medicamentos que reemplacen a su antidepresivo escitalopram, comercializado como Lexapro en Estados Unidos y como Cipralex en otros mercados, una vez que expiren sus patentes entre el 2012 y el 2014.

Deutsche Bank señaló en una nota a sus clientes que espera que clobazam genere ventas por 100 millones de dólares en el 2016 si es aprobado por los reguladores estadounidenses a fines del 2011.

La prueba clínica de eficacia y seguridad reveló que el 77,6 por ciento de los pacientes que recibió una dosis elevada de clobazam logró una reducción del 50 por ciento o más en la tasa semanal promedio de convulsiones, informó Lundbeck en un comunicado.

Las dos dosis mayores de clobazam como terapia adicional lograron el objetivo principal del estudio, que era una reducción estadísticamente significativa en la tasa semanal promedio de convulsiones comparado con el placebo, añadió la empresa.

Los datos de la investigación fueron presentados en un encuentro de la Sociedad Estadounidense de Epilepsia, en San Antonio, Texas.

"Si bien muchas medicinas están aprobadas en Estados Unidos para el tratamiento del SLG, muchos pacientes continúan teniendo convulsiones debido a la naturaleza intratable de la enfermedad", indicó en un comunicado Joan Conry, profesor de neurología e investigador principal del estudio.

Clobazam es comercializado fuera de Estados Unidos en más de 100 países bajo varias marcas, incluidas Frisium o Urbanyl, señaló Lundbeck.