Miércoles, 9 de Enero de 2008

La presidenta de Chile hace un positivo balance tras el juramento de nuevos ministros

EFE ·09/01/2008 - 02:40h

EFE - El nuevo jefe del gabinete chileno se manifestó "muy contento, muy agradecido (de Bachelet) de darme esta oportunidad".

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, hizo hoy un positivo balance de su gestión durante el pasado 2007, tras el juramento de los nuevos ministros en su gabinete, realizado en el Palacio de La Moneda.

La mandataria socialista removió este martes a cinco de sus ministros y colocó en el cargo de ministro del Interior a Edmundo Pérez Yoma, en reemplazo de Belisario Velasco, quien había presentado su renuncia el pasado 3 de enero.

Bachelet recordó que al asumir la presidencia aseguró a sus ministros que les hablaría siempre con la verdad, por difíciles que fueran las circunstancias, y en ese contexto realizó este nuevo cambio de gabinete, el tercero desde que asumió el pasado 11 de marzo de 2006.

"Entiendo la tarea del gobernante como un empeño por hacer avanzar al país en todos sus ámbitos, sin desmayar ante los obstáculos y definiendo cada día la forma concreta de proteger el interés colectivo", dijo la mandataria que agregó "sentirse privilegiada de servir a la patria".

Sostuvo que su Gobierno seguirá encarnando el espíritu de diálogo y convergencia porque está convencida de que los consensos favorecen al país entero.

"Lo que más me importa son las voces de millones de chilenos y chilenas que esperan que las autoridades les respondan. A ellos les digo que esta presidenta sabrá cumplir con sus promesas", indicó.

Añadió que más allá de los problemas, el balance que realiza es "positivo", pues durante el año que recién terminó se concretaron acuerdos históricos en previsión, educación, seguridad ciudadana y transparencia.

Según dijo, esto refleja que la idea del pacto social se transformó en realidad y que "el diálogo logró imponerse por sobre la beligerancia o la confrontación".

Reconoció que el periodo durante el cual la acompañaron los renunciados ministros fue difícil, "de instalación y de implementación de una fase importante de las políticas que nos propusimos realizar".

En este contexto la mandataria agradeció el esfuerzo de los ministros y afirmó que las dos palabras con que definiría esa labor son "compromiso y lealtad con Chile".

Respecto a los nuevos ministros, sostuvo que "tienen el estimulante desafío de servir a Chile en una etapa particular de nuestra historia".

Respecto de los dos años que restan de Gobierno, la Presidenta aseguró que en este tiempo se habrán cumplido los compromisos de transformación social y política que asumió durante su campaña.

En este tercer cambio de gabinete, la mandataria chilena removió de sus cargos a los ministros de Obras Públicas, Eduardo Bitrán; Planificación, Clarisa Hardy; Minería, Karen Poniachik; Economía, Alejandro Ferreiro, y Agricultura, Álvaro Rojas.