Martes, 8 de Enero de 2008

Ibarretxe duda de la Guardia Civil

El Gobierno vasco advierte de que a ETA "no se le combate con denuncias de torturas"

GUILLERMO MALAINA ·08/01/2008 - 21:02h

El Gobierno vasco cuestionó ayer la versión de la Guardia Civil sobre las graves lesiones sufridas por el presunto miembro de ETA Igor Portu, tras su detención el domingo, y exigió al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero que "aclare con inmediatez lo sucedido": "La violencia no se combate con la dispersión [de presos], ni con la existencia de permanentes denuncias sobre prácticas de tortura en informes oficiales, ni mirando hacia otro lado cuando hay sospechas de que han existido".

La portavoz del tripartito (PNV-EA-EB), Miren Azkarate, lanzó esta dura crítica al Ejecutivo español tras el Consejo de Gobierno. Unas horas antes, en una entrevista en Herri Irratia, el consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga, ya se había mostrado reticente a creer la versión de los hechos ofrecida por la Guardia Civil y asumida después por el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Hay cosas que no cuadran", dijo, antes de añadir: "No me fío de la práctica continua de los ministros de Interior del Gobierno español, que siempre niegan la posibilidad de que se hayan cometido malos tratos o torturas".

Reparos a la versión oficial

Si bien el Gobierno vasco había mostrado en otras ocasiones su preocupación ante las denuncias de torturas tras detenciones practicadas por las Fuerzas de Seguridad del Estado, ayer cuestionó más que abiertamente que nunca la versión ofrecida por la Guardia Civil para explicar las graves lesiones sufridas por Igor Portu, que ayer continuaba en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Donostia.

Azkarate se hizo eco primero del parte médico -fractura de una costilla, derrame pleural, hemorragia en un ojo izquierdo y múltiples hematomas, entre otras lesiones- para, a continuación, poner en solfa algunas cuestiones que, a su juicio, han quedado sin aclarar por parte del Ministerio del Interior. "Si es verdad", avanzó en su razonamiento, "que las graves lesiones se produjeron en el momento de la detención, fruto del uso de la fuerza, ha de explicarse claramente por qué transcurrieron más de 15 horas hasta el ingreso en un hospital".

Sin aclarar

Otro aspecto que no encaja para el Gobierno vasco se fija en la información oficial que trascendió el mismo domingo, tras el arresto de los dos presuntos miembros de ETA en Arrasate. Ese día no se habló en ningún momento de que los detenidos se habrían resistido. Por ello, Azkarate planteó ayer que "se ha de explicar igualmente por qué no se informó de que la detención se había llevado a cabo con uso de la fuerza", así como "por qué no se le trasladó inmediatamente a un centro hospitalario para disipar cualquier duda". Por último, pidió una aclaración también acerca de "cómo es posible que con esas graves lesiones -Portu- pudiera participar con normalidad en el acto de registro de su domicilio".