Martes, 8 de Enero de 2008

La llegada de Bush a Israel provoca la guerra de los hoteles

Eugenio García Gascón ·08/01/2008 - 20:54h

El lujoso hotel King David se llevó el gato al agua. Sus 237 habitaciones acogerán a George Bush y a lo más granado de la delegación estadounidense. Y las que no se ocupen, quedarán vacías. A aquellos que habían reservado con antelación alguna de sus aposentos se les ha recomendado que cambien de fecha.

Albergar durante dos noches al presidente de Estados Unidos otorgará gran publicidad a la empresa hotelera. Al menos eso piensa su gran rival, el Ciudadela de David, situado en la misma calle, a escasos 200 metros del King David.

Su propietario, Alfred Akirov, se ha sentido "insultado" por la decisión de Bush de no albergarse en sus habitaciones. Echa humo. El joven Ciudadela de David compite desde hace pocos años con el veterano King David por alojar altos cargos internacionales y, en algunas ocasiones, ya ha conseguido arrebatarle dignatarios.

Pero la prensa israelí destacó ayer que desde los atentados del 11-S de 2001, el presidente de Estados Unidos siempre reserva un hotel completo para evitar el peligro de atentados. Sin embargo, ésta es la primera ocasión que la delegación de Bush no llegará a ocupar todas las habitaciones del hotel.

Pese a todo, encontrar plaza en un hotel de Jerusalén es una tarea imposible. Además de la delegación estadounidense, que se dispersará en varios hoteles de la ciudad por motivos  de seguridad, 8.000 policías pernoctarán en la histórica ciudad durante las dos noches de la visita de Bush.

Por su parte, la embajada de EEUU en Tel Aviv también se trasladó hace varios días hasta Jerusalén para participar en los detalles del viaje.

El Gobierno israelí, que ha bautizado el operativo de seguridad como "Cielos Abiertos", estima que cada hora de la estancia de Bush en Israel le costará al erario público 18.000 euros