Archivo de Público
Jueves, 2 de Diciembre de 2010

Experiencia de los médicos también influye en el éxito de la FIV

Reuters ·02/12/2010 - 15:47h

Por Rachael Myers Lowe

Las características médicas de las pacientes y la calidad del embrión serían lo más importante para determinar la tasa de embarazo en la fertilización asistida, pero la experiencia médica también influye, sugiere un pequeño estudio sobre especialistas en reproducción de Turquía.

El equipo de Asli Uyar, del Departamento de Ingeniería Computacional de la Universidad Bogazici, analizó la cantidad de embarazos que lograron seis médicos de una clínica turca entre enero del 2007 y agosto del 2009.

En ese período se obtuvieron 942 embarazos de 2.212 transferencias de embriones (se excluyeron implantaciones embrionarias complejas, como ocurre con los embriones congelados).

Dos de los seis médicos eran "principiantes", aunque tenían ya dos años de experiencia.

La tasa de éxito de los tratamientos varió entre el 49,2 por ciento (122 embarazos de 248 implantaciones) y el 38,7 por ciento (67 embarazos de 173 implantaciones). Uno de esos médicos "principiantes" logró más embarazos que tres médicos "experimentados".

En la revista Fertility and Sterility, el equipo de Uyar escribe que, además de la experiencia médica, "las características de la paciente y los ciclos son determinantes sólidos (de la tasa de embarazo)".

El doctor Alan Penzias, de Boston IVF y la Asociación de Fertilidad Estadounidense, que no participó del estudio, señaló que los resultados son algo más que una descripción de una clínica turca de fertilidad.

El doctor con menos experiencia, por ejemplo, había realizado 173 procedimientos y "su tasa de éxito aumentaría con el tiempo; por eso es importante analizar tendencias".

"Me sorprendió la cantidad de embriones que implantaron por ciclo", dijo Penzias, porque la tendencia en Estados Unidos avanza hacia el uso de menos embriones por ciclo para reducir el riesgo de embarazos múltiples.

El estudio, para Penzias, muestra la importancia que tiene para las clínicas medir la tasa de éxito de cada médico para reforzar el entrenamiento de aquellos que estén por debajo del nivel deseado.

FUENTE: Fertility and Sterility, 2010