Martes, 8 de Enero de 2008

Saturno pide prórroga

La sonda Cassini ampliará su tiempo de servicio a partir de julio

DANIEL MEDIAVILLA ·08/01/2008 - 20:39h

NASA - Saturno fotografiado por la sonda Cassini desde su luna Japeto

Cuando hace ya más de diez años se lanzó el proyecto Cassini-Huygens estaba previsto jubilar la sonda en julio de 2008. Sin embargo, a pocos meses de la retirada prevista, el primer artefacto enviado para estudiar Saturno y sus satélites sigue en plena forma y va a prorrogar su tiempo de servicio. En estos momentos, los responsables de esta misión conjunta de la NASA y la ESA estudian los detalles del trabajo que va a realizar la sonda durante los próximos dos años.

Entretanto, los resultados continúan llegando. Hace una semana se publicaba en Science la última sorpresa proporcionada por el satélite. Saturno, como la Tierra, está ligeramente inclinado sobre su eje y esto hace que uno de sus polos permanezca oculto a la luz del sol durante la mitad de un periodo orbital. La diferencia está en que el año saturnino dura 29,5 años y en sus latitudes septentrionales hace ya 10 años que no se ve el sol. Pese a ello, Cassini encontró una zona caliente en el sombrío polo norte. La causa: la compresión de los gases cuando descienden de las capas altas de la troposfera.

Este hallazgo es uno más entre los que la sonda ha desgranado en los últimos años. Otro más folclórico es el que se anunciaba poco después de colocarse en la órbita de Saturno. Entonces, Cassini enviaba a la Tierra imágenes de lo que parecía un remedo de la Estrella de la Muerte de La Guerra de las Galaxias. Se trataba en realidad de la pequeña luna de Saturno Mimas, adornada con un inmenso cráter (similar, por cierto, al de Japeto).

Además de Saturno, el interés de los científicos y de la misión Cassini-Huygens se dirigió hacia Titán. La luna es estudiada como uno de los cuerpos celestes del sistema solar que más posibilidades tienen de albergar vida. Hace unas semanas, Cassini detectó iones pesados en las capas altas de la atmósfera de Titán. Estos iones tienen interés porque pueden enlazarse para formar moléculas de carbono y dar origen a moléculas orgánicas.

Gracias al descenso sobre el satélite saturnino de la sonda Huygens, se ha podido saber que en este peculiar mundo el metano hace las veces de agua. De hecho, se pudo comprobar que una fina –y escasa– llovizna cae con frecuencia sobre la superficie del planeta.

Durante el periodo de prórroga que se está planificando para la sonda Cassini están previstas 24 visitas más a Titán y siete más sobre Encelado, otro de los satélites de Saturno que han proporcionado sorpresas interesantes desde la llegada de la sonda al sistema del planeta de los anillos. En marzo de 2006, Cassini descubrió en Encelado evidencias de lo que podrían ser depósitos de agua que saltan a la superficie en forma de géiseres. La sorpresa fue mayúscula. Nadie esperaba encontrar agua líquida en un cuerpo tan pequeño y tan frío. Los científicos tienen desde entonces un lugar más en el que buscar vida dentro del Sistema Solar y un nuevo miembro que añadir al exclusivo club de los objetos con actividad volcánica junto a la luna de Júpiter Io, la Tierra y posiblemente Tritón, la luna de Neptuno.

Tras el tiempo de añadidura, Cassini deberá finalmente retirarse a descansar para siempre. Entonces se planteará un problema, porque la potencia que le ha permitido propulsarse tan lejos del sol y operar con tanta efectividad podría dañar las hipotéticas formas de vida que pueden poblar los mundos que ha estudiado en los últimos años. El plutonio que ha alimentado sus motores hará poco recomendable estrellar la sonda contra Titán o Encelado y se ha llegado a plantear intentar sacar el artefacto del sistema solar. Pero para eso quedan aún dos años. En ese tiempo Cassini puede dar muchas sorpresas.