Martes, 8 de Enero de 2008

Prodi sacará a la Camorra del negocio de la basura

Anuncia un plan de choque para salir de la crisis.

R.P. ·08/01/2008 - 20:39h

Una montaña de basura corta el paso a una mujer ayer en el centro de Nápoles. AP

Una eventual suspensión de los fondos de la UE para cuestiones medioambientales en la región de Campania obliga al Ejecutivo italiano a tomarse muy en serio la recogida de las 110.000 toneladas de basura acumuladas durante estas navidades en esta región al sur de Italia.

Si no se encuentra una solución la Comisión Europea amenaza con retirar los 1.000 millones de euros presupuestados para proteger el medio ambiente en Campania entre 2007 y 2013, una cifra bastanta generosa teniendo en cuenta que el Gobierno italiano se gastó 251 millones de euros para superar la crisis de las basuras entre 1994 y 2006 (el doble de años), sin éxito.

En realidad Europa ha destinado desde 1991 2.000 millones de euros a Campania, pero sus principales regiones siguen igual de mugrientas e insalubres. Ante esta situación de gran vergogna, el primer ministro, Romano Prodi, ha lanzado un plan de choque por el cual pondrá a los soldados a barrer las calles y a los generales de división a supervisar la recogida de desperdicios.

En Nápoles la policía tendrá que deshacerse de la basura en el plazo de cuatro meses. También se prevé la creación de tres encineradoras y un número “suficiente” de vertederos, aunque no se ha precisado cuántos.

Prodi además tiene la determinación de devolver la responsabilidad de la recogida de basura a los Ayuntamientos, para sacar a la Camorra del negocio, infiltrada en los actuales consorcios –empresas mixtas de capital público y privado– de limpieza urbana.

Basura solidaria

Un empresario napolitano, Francesco Avella, dueño de Avella SRL (exportadora de carbón a Paraguay) ha presentado al Gobierno un plan solidario para salir de la crisis. Propone enviar por barco la basura a Paraguay.

Los residuos se enviarían en unos 300 contenedores a un coste de 275 euros por tonelada, y una vez allí se reciclarían, dando trabajo a miles de personas en el país suramericano. Avella, organizaría la logística de su plan a través de la ONG Jajohaihupa Ñandereta-Me, de la que es miembro. Pretende donar la basura de Nápoles a las poblaciones paraguayas interesadas en transformar la porquería en residuos orgánicos destinados a fertilizar la tierra. Sólo necesita convencer al Gobierno de que pague su transporte, quizás con los fondos europeos.

Noticias Relacionadas